Sociedad

Partidos conservadores del Congreso pretenden controlar textos escolares

El proyecto de Esdras Medina, de Renovación Popular, busca darle a los padres de familia potestad en la elaboración de textos escolares. Minedu ya rechazó iniciativa que es respaldada por la agrupación Con mis hijos no te metas.

Comisión de Educación ya dio luz verde al PL de Esdras Medina. Video: LR+
Sociedad LR

En La Entrevista, Paola Ugaz conversó con Susana Chávez, directora de Promsex, sobre el proyecto de ley impulsado por el partido Renovación Popular titulado: Materiales y recursos educativos de calidad: Participación activa de los padres de familia, el cual busca atentar contra Educación Sexual Integral (ESI) con enfoque de género en las instituciones educativas.

¿Por qué este rechazo abierto para no incluir la educación sexual en la curricula escolar?

Estos grupos ultras, de oposición, que pueden estar tanto en las extremas izquierdas como en las extremas derechas, han encontrado en esta insatisfacción de la gente frente a la no solución de los problemas de salud y educación una agenda de descontento y rechazo al Estado.

¿Cómo poder crear un diálogo? ¿Los extremos están ganando?

Los extremos han logrado penetrar en las instituciones y han generado una situación enorme de incertidumbre porque no hay claridad. Afortunadamente, tenemos una población, una sociedad civil que sí tiene la fuerte convicción, aunque cada vez es más difícil luchar contra esta institucionalidad que está afectada.

Hay una dura batalla donde los sectores se han infiltrado, se han armado partidos, además, basados en esta agenda.

Este último proyecto que ha presentado Renovación Popular, a cargo de Esdras Medina, desnaturaliza el rol de los padres al darles tareas como la elaboración de los textos escolares, es absurdo y ridículo. Ha tenido una mayoría en la Comisión de Educación, pero para lograrlo ha hecho un montón de trampas: no ha cumplido con los procedimientos, con los tiempos, no ha llamado a debatir a la ciudadanía, no ha esperado la opinión del Ministerio de Educación, que ya ha dado una respuesta contundente a este proyecto. ¿A quiénes ha llamado? A representantes de la agrupación Con mis hijos no te metas.

Lazy loaded component

Han situado en la opinión pública el miedo al enfoque de género, lo han puesto como que se quiere, desde la escuela, sexualizar a los niños. ¿Cómo se desarme esto?

Es desafiante y difícil tratar de explicar un concepto tremendamente parodiado. Nadie que ha pasado por el colegio ha sido promovido a ser gays, lesbianas. Han generado un miedo. Desarmar una parodia no es fácil.

Sin embargo, creo que la desconfianza se ha ahondado. Estos grupos se han aprovechado de este sentimiento de distancia, pero también de las brechas sociales, de la pobreza.

En la pandemia, pudimos ver que algunos hogares fueron una amenaza para niños y niñas. En el 2021, 1.435 niñas menores de 14 años se convirtieron en madres. ¿Qué nos dice eso?

La pandemia nos ha confrontado a una durísima situación. La primera reacción fue sálvese quien pueda. En temas de salud de la mujer el Estado renunció a todo, esto tuvo un tremendo impacto particularmente sobre las niñas.

Antes de la pandemia, nosotros ya sabíamos que la escuela puede ser un espacio de protección. Sabíamos que la principal causa de violencia se produce en los ámbitos del hogar, que los principales agresores son familiares directos, lo habíamos demostrado, pero cuando ocurrió la pandemia fue como si pasará al segundo punto de importancia. Lamentablemente, estas organizaciones fomentaron este tipo de situaciones.

Ahora hay cada vez más establecimientos de salud que reconocen la existencia del aborto terapéutico. Hay condiciones para avanzar, pero estamos lentos. Estas cifras nos demuestran lo terrible que es.