MUNDIAL QATAR 2022POLLA MUNDIALISTA
QATAR 2022 - ¿Qué equipos se enfrentarán este miércoles y por dónde ver los partidos?
MUNDIAL QATAR 2022 - ¿cuáles son los partidos confirmados en octavos de final?
Sociedad

Magistrado Eloy Espinosa-Saldaña: “Un órgano supervisor, como la Sunedu, no quita autonomía”

Miembro del Tribunal Constitucional dio alcances sobre la última sentencia que declaró infundadas cuatro demandas de inconstitucionalidad contra la Ley Universitaria.

Puntual. Espinosa-Saldaña señala que los fallos del TC aclararon el rol de la Sunedu. Foto: difusión
Puntual. Espinosa-Saldaña señala que los fallos del TC aclararon el rol de la Sunedu. Foto: difusión
Milagros Berríos

En el 2015, el Tribunal Constitucional (TC) declaró infundadas 4 demandas de inconstitucionalidad contra la Ley Universitaria. Había cuestionamientos a la Sunedu y a la autonomía, similares a los que ahora se discuten en el Congreso. El magistrado Eloy Espinosa-Saldaña recuerda los alcances del fallo.

Seis años después de la sentencia del Tribunal Constitucional, se vuelve a hablar de la autonomía universitaria. ¿Ese tema es un caso cerrado?

Las sentencias del TC lo que buscan es cerrar las controversias concretizando, o sea llevando a la práctica cómo se resuelve, conforme a la Constitución. Ahí lo que se estableció -venía de una sentencia anterior y lo había dicho el TC- era que haya un órgano encargado de supervisar y acreditar el nivel de las universidades, que es la Sunedu (...). La sentencia fue sobre el gran tema de Sunedu, hasta cuándo puede estar un profesor y los grados académicos. No se discutió, hasta donde recuerdo, el plazo dado por la misma Ley (Universitaria) para evaluar a las universidades.

Pero de lo que sí se habló fue de la autonomía.

Muchos discutían que una institución adscrita a un ministerio pudiera asegurar la autonomía y lo que se dijo es todo lo contrario. O sea, en lo único que tiene vínculo con otra entidad es que está en su pliego presupuestal; pero hace, dirige sus cosas con completa independencia y autonomía dentro del margen de sus competencias. Entonces si Sunedu tuviese dependencia al estar en el pliego de Educación, no quería decir que alguien le pusiera ninguna condición. De ahí está la idea de un directorio como se había puesto en la ley que parecería haber asegurado esa independencia. Y ahí nos quedamos, no se podía prever las discusiones que se darían años después.

¿Las universidades pierden autonomía con la Ley Universitaria o con la Sunedu?

No, porque la labor de la Sunedu es de supervigilancia, de cumplimiento de requisitos en universidades. Es asegurar las reglas de juego de la norma que es la Ley Universitaria. (...) Esto venía de un pronunciamiento del grupo anterior del TC, que se necesitaba una superintendencia en tanto había un estado de cosas inconstitucional, un desorden total sobre qué exigía cada universidad...

O sea, no hay pérdida de autonomía.

No, porque la universidad es la que decide internamente... Pero, como era desde antes, también hay ciertas pautas que pone el Estado porque el título se da a nombre de la Nación (...). Un supervisor no te quita autonomía. Lo único que se encarga el supervisor, en este caso la Sunedu, es asegurar que las reglas de juego, que están en la ley, se cumplan.

Un fallo anterior del TC señalaba que el hecho de que las universidades supervisen su calidad era contrario al deber de imparcialidad, ¿verdad?

En ninguna parte se busca que ninguna entidad se supervise a sí misma. Siempre es la idea que sea otro u otra (...). Yo no voy a hacer juicio de valor de la ANR. Para muchos, que los mismos rectores supervisaran las universidades no había sido una experiencia satisfactoria. Eso lo dice la sentencia del grupo anterior y por ello plantean la superintendencia. Lo que nos tocó no fue decir si hay o no superintendencia, sino ver la ley donde esta estaba recogida y si sus funciones eran constitucionales. Llegamos a la conclusión, por mayoría, que lo eran.

Entiendo que el tema de la autonomía estaría garantizado. Usted también dijo que eso no era igual a la autarquía.

En la sentencia, la mayoría consideró que sí se garantizaba la autonomía (...). Tú puedes tener autonomía, que es la capacidad de poder dictar tus propias normas para tu funcionamiento interno, pero eso no quiere decir que seas Robinson Crusoe sin Viernes y que puedas hacer lo que venga en gana. Esa es la idea que para nosotros estaba bien planteada en la ley.

¿Hay demandas pendientes contra la Ley Universitaria en el TC?

No, todo lo que es la ley lo resolvimos en su momento.