Estudiantes protestan por denuncias de acoso y hostigamiento en San Marcos y PUCP

Alumnas de ambas casas de estudios se unieron para manifestar su molestia ante la violencia de género que se ejerce dentro sus universidades.

Universitarias también exigieron un enfoque de género en el plan curricular de las carreras universitarias. Foto: Lucía Castro
Universitarias también exigieron un enfoque de género en el plan curricular de las carreras universitarias. Foto: Lucía Castro
Lucía Castro

Este 25 de noviembre, en el marco de la conmemoración del Día Internacional por la No Violencia contra la Mujer, estudiantes de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) y de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) protestaron en las calles del distrito de San Miguel por la violencia de género que existe en sus centros de estudio, por lo que piden a las autoridades establecer un mejor diálogo con ellas.

Con la consigna “Por una universidad sin acoso y violencia machista”, las universitarias demandaron una correcta atención de estos casos que deben tener las autoridades de San Marcos y PUCP, bajo la normativa de la Ley de Prevención y Sanción contra el Acoso y Hostigamiento (Ley 27942), la cual ordena a todas los centros de estudio superiores a atender estas denuncias mediante un Comité Contra el Acoso y Hostigamiento, donde deben participar autoridades, el alumnado y docentes.

Los reclamos de las estudiantes para erradicar la violencia de género

En el caso de UNMSM, las estudiantes comentaron que no cuentan con el comité que indica la Ley 27942, sino que es la Defensoría Universitaria el espacio encargado de atender estas denuncias y que, además, no se da con participación del alumnado.

“En lugar de ayudar, lo que hace es revictimizar a las que denuncian porque no hay la comodidad o seguridad de que se tomará una represalia a los presuntos agresores, es por ello que es importante una comisión entre autoridades y estudiantes, donde nosotras podamos asegurar a nuestros iguales confianza al denunciar estos casos.”, mencionó Samantha Cisneros, representante de la Asamblea de Mujeres de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de UNMSM.

Protesta de estudiantes en las calles de San Miguel. Foto: Lucía Castro

Ante esta queja, la rectora de San Marcos, Jeri Ramón, confirmó que efectivamente solo trabaja el defensor en estos casos y que era necesario que se apoye también con una asistenta social y psicóloga. “El día lunes vamos a ver ese tema en consejo universitario porque también debemos asignarle un presupuesto y aprobarlo por resolución rectoral para que quede ahí escrito”, respondió la autoridad sanmarquina.

Por el lado de PUCP, a pesar de que es una de las universidades más avanzadas en cuanto a políticas de género, Brenda Santa María, representante del Comité contra el Acoso y Hostigamiento de la Universidad Católica, mencionó que ahora la tarea es tratar de expresar confianza a las estudiantes para que se acerquen a denunciar.

PUEDES VER: Violencia de género: 3 factores claves para hacer frente al maltrato sistemático

Las cifras

Las falencias en la atención de los casos de acoso y hostigamiento dentro de las universidad no es algo nuevo. La Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu) informó que, entre julio y agosto del 2020, se sancionó a cuatro universidades públicas y tres privadas por inacción o faltas frente a casos de hostigamiento sexual ocurridos al interior de su comunidad universitaria.

Asimismo, el 50% de universidades licenciadas no cuentan ni con un reglamento interno ni con un comité para prevenir y sancionar el hostigamiento sexual, según la última información de la Dirección General contra la Violencia de Género del Ministerio de la Mujer.