Funden más de 5.000 armas de fuego en Chimbote para construir minigimnasio en SJL

Armas fueron decomisadas entre el 2020 y el 2021. Fueron usadas para cometer delitos.

Armas fueron fundidas y con el metal se construirá un minigimnasio en SJL. Foto: Sucamec
Armas fueron fundidas y con el metal se construirá un minigimnasio en SJL. Foto: Sucamec
Sociedad LR

Un total de 5.161 armas de fuego fueron fundidas luego de ser decomisadas, porque en el pasado las utilizaron para cometer asaltos, asesinatos y otros delitos. Ello fue posible gracias al convenio de cooperación interinstitucional entre la Superintendencia Nacional de Control de Servicios de Seguridad, Armas, Municiones y Explosivos de Uso Civil (Sucamec) y SiderPerú.

La acción se realizó en el complejo industrial de la empresa siderúrgica en Chimbote. Entre las armas destruidas se encontraron revólveres, pistolas, escopetas, carabinas y armas de fabricación artesanal que fueron depositadas por internamiento definitivo y decomiso, producto de las acciones de control y fiscalización a nivel nacional entre los años 2020 y 2021, en los almacenes de la Sucamec.

“En aras de completar la transformación de la violencia generada por el mal uso de las armas, SiderPerú mejorará un espacio público en San Juan de Lurigancho, en alianza con el programa Barrio Seguro”, comentó Richard Cervantes, gerente Industrial de SiderPerú.

Esta es una estrategia multisectorial del Ministerio del Interior, que busca mejorar las condiciones para la seguridad y convivencia pacífica en los territorios con altos índices de criminalidad. “De esta manera, se logrará ofrecer una alternativa que promueva la recreación, actividad física y la vida sana para los jóvenes”, añadió.

“Con esta destrucción se concluye el proceso de la seguridad ciudadana, en el cual nuestras acciones de control y fiscalización son claves para lograr que estas armas que probablemente fueron usadas para cometer delitos, sean retiradas de las calles y, luego de su fundición, retornen a la sociedad, pero de forma útil y segura, para las comunidades que más lo necesitan”, sostuvo el Coronel Alfonso Chavarry, gerente de Control y Fiscalización de la Sucamec.

Este tipo de destrucción de armas es una política sostenida que se realiza desde hace algunos años para hacer frente a la inseguridad ciudadana en el país. Entre los años 2013 y 2019, un total de 31.128 armas fueron fundidas a nivel nacional.