En un solo lugar

“Apoya la recuperación del turismo la vacunación, tanto en el ciudadano foráneo como en el local (...)”

La Republica
LR Sur

Eduardo Ugarte

Periodista

Iniciamos el mes de Arequipa con un minuto de silencio por las víctimas de la COVID-19 y repique de campanas. Lo poco programado se difundirá vía virtual y la ausencia del turista o viajero será notoria, con gran afectación económica, a pesar de que las visitas al Valle del Colca han superado lo esperado y aumentado, aunque en mínima proporción, la llegada de extranjeros.

Apoya la recuperación del turismo la vacunación, tanto en el ciudadano foráneo como en el local, con ejemplo en Caylloma; sin embargo, esta recuperación debe ir más allá de la visita a sitios fuera de la ciudad capital, tomada solo como espacio de tránsito, teniendo en ella un gran valor de patrimonio cultural enmarcado en el natural del conjunto de volcanes y nuestro río, ambos con vista desde riberas, puentes y campiña, esta última, expresión cultural del arequipeño de hace más de tres mil años y componente prehispánico de nuestra condición de Patrimonio Mundial.

Reitero esta referencia común porque estamos descuidando a la ciudad misma como un destino y atractivo turístico, que no se presenta como una integridad compuesta por sus 27 estilos arquitectónicos (como la ruta del Art Nouveau), el contenido de sus templos y conventos –no solo en fachadas sino cuadros y pinturas murales, imágenes y altares tallados y dorados–; sus restaurantes de comida típica y nacional con insumos locales (sabemos que a veces nos visitan solo por la cocina), y sus hoteles en casonas coloniales, Todo y mucho más reconocido como patrimonio cultural, pero en un solo lugar, en que calles y parques también son parte de esta cultura, como espacios amables peatonalizados, como rutas para admirar nuestro Centro Histórico que ahora es el corazón de Arequipa Museo Vivo.

No estamos promocionando a la ciudad misma para el turismo, con la ventaja de que se le disfruta desde ambientes abiertos como calles, plazas, portales, claustros, terrazas, donde con facilidad se cumple el protocolo sanitario, que puede salvar vidas y economías.