Hospital Regional de Lambayeque con camas UCI disponibles tras meses complicados

Director informó que ingreso de pacientes infectados en situación moderada y crítica por coronavirus disminuyó considerablemente durante las últimas semanas.

Hospital ya no opera al límite de su capacidad como durante el período más difícil de la pandemia. Foto: La República.
Hospital ya no opera al límite de su capacidad como durante el período más difícil de la pandemia. Foto: La República.
LR Norte

La situación de los establecimientos de salud en Lambayeque comienza a cambiar luego de varios meses difíciles por la pandemia del coronavirus. El hospital regional ha vuelto a tener disponibilidad de camas para pacientes infectados con cuadros moderados y críticos en las últimas semanas.

En diálogo con La República, el director del referido nosocomio, César Ibaceta Tello, indicó que su institución actualmente tiene 17 camas de hospitalización libres, de un total de 70 habilitadas. Asimismo, se encuentran disponibles ocho camas de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), de las 28 instaladas.

Ibaceta Tello manifestó que las personas que ocupan estos servicios son, en gran parte, personas mayores de 50 años de edad, las cuales no habrían tenido acceso a la vacuna, pues llevan algunas semanas internadas. Los adultos mayores de 60 años han dejado de ser recurrentes pacientes COVID-19 en este hospital.

“En los meses más complicados de la segunda ola (abril-mayo) ingresaban unos 20 pacientes contagiados al día, de los cuales muchos requerían de camas. Actualmente, llegan unas cinco personas a diario con problemas por COVID-19. Las cifras han disminuido considerablemente”, explicó el galeno.

Ibaceta Tello aseguró que se encuentran elaborando su plan de intervención frente a una eventual tercera ola. Apuntó que trabajan por afinar el flujo de atención de pacientes con coronavirus entre los hospitales Belén de Lambayeque y Las Mercedes de Chiclayo, para evitar problemas en la asistencia médica.

Finalmente, anunció que se ha reiniciado la atención en los consultorios externos no-COVID-19, respetando los protocolos de bioseguridad que evitan el contagio de esta mortal enfermedad.