No más patrimonio mundial

El sitio de Liverpool - Puerto Marítimo Mercantil (Reino Unido) ha sido retirado de la Lista de Patrimonio Mundial, por la pérdida irreversible del valor universal excepcional.

Columna de Eduardo Ugarte y Chocano.
Columna de Eduardo Ugarte y Chocano.
LR Sur

Eduardo Ugarte - Periodista

El Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco, ha retirado de la Lista de Patrimonio Mundial el sitio de Liverpool - Puerto Marítimo Mercantil (Reino Unido) por la pérdida irreversible del valor universal excepcional del sitio, que el 2004 al ser inscrito reconoció su centro histórico y la zona portuaria como testimonio del desarrollo de importante centro de comercio marítimo mundial en los siglos XVIII y XIX, y que muestra obras precursoras en tecnología, gestión portuaria y sistemas de transporte.

El comité considera que el desarrollo urbanístico en Liverpool ha afectado el valor histórico y paisajístico del frente marítimo de la ciudad. Para Joanne Anderson, alcaldesa de Liverpool, es “incomprensible” la decisión, pues: “Nuestro patrimonio mundial nunca ha estado en mejor condición, pues se ha beneficiado de la inversión centenares de millones de libras en decenas de edificaciones así como en los espacios públicos”, poniendo lo económico sobre lo patrimonial.

Acto similar se dio cuando el 2009 se retiró de la Lista al Valle del Elba, Dresde, Alemania, inscrito (2004) por su alto valor paisajístico determinado por su río y castillos, y retirada por la construcción de un puente, a pesar de que se sugirió un túnel bajo el río que no tendría impacto visual sobre el paisaje y se dio una moratoria para recuperarlo, pero hicieron la obra y se declaró en peligro la permanencia en la Lista. Esta vez, Helma Orosz, alcaldesa de Dresde, dijo “estar muy triste” y admitió “errores por parte de todos y problemas de comunicación”. Esta vez se puso una construcción por delante del valor del paisaje.

Colofón. Iniciado el 2009, la sociedad civil a través del Colegio de Arquitectos se opuso al Puente Chilina, advirtiendo lo que pasaría con el Valle del Elba. El Gobierno Regional hizo caso y lo modificó para respetar el Plan Director utilizando las vías ya hechas, y disminuyendo el impacto ambiental en la campiña y el paisaje, así como una observación de la Unesco. Toma de conciencia de nuestra condición de Patrimonio Mundial que sigue presente.