La agenda pendiente de Pedro Castillo en el Sur

En espera. Proyectos postergados por años y otros a puertas de concretarse forman parte de la larga lista de obras pendientes para esta parte del país. Expertos le recuerdan al nuevo presidente que no se olvide del Sur.

Existen proyectos de inversión pendientes en el sur y que Pedro Castillo debe resolver.
Existen proyectos de inversión pendientes en el sur y que Pedro Castillo debe resolver.
LR Sur

Elizabeth Huanca y corresponsales

La agenda de obras pendientes por ejecutar por el gobierno del presidente electo Pedro Castillo en el Sur, es tan amplia como el respaldo que esta parte del país le brindó en las urnas.

La larga lista de proyectos postergados por el Ejecutivo en Arequipa, Cusco, Puno, Moquegua, Tacna, Apurímac y Madre de Dios, bordea los US$ 8,000 millones, mientras que los proyectos a puertas de concretarse, especialmente relacionados a minería, superan los US$ 11, 340 millones (ver infografía).

Los expertos coinciden en que la hoja de ruta del camino que tomarán las promesas incumplidas en el Sur por anteriores mandatarios, se evidenciará en el primer mensaje a la Nación que dé el nuevo mandatario el 28 de julio. “Solo le pedimos al presidente que no se olvide del Sur”, comenta casi como una súplica el presidente de la Cámara de Comercio de Arequipa, Luis Caballero.

Obras claves

La relación de proyectos con adjudicación dada, pero con larga espera la lidera Majes Siguas II de la región Arequipa (US$ 700 millones). La obra agro energética generará 100 mil puestos de trabajo, tras 11 años de espera, está a punto de concretarse. El Ministerio de Economía y Finanzas días atrás, dio luz verde al mismo, por lo que se estima que las obras podrían retomarse en diciembre próximo. Caballero, remarca que es clave que el gobierno de Castillo le dé el impulso respectivo siguiendo el esquema original, es decir mantener módulos de producción de 200 hectáreas. “Solo así se garantizará su rentabilidad”.

El inicio de Majes II, traería por “arrastre” la concretización de las hidroeléctricas Lluta y Lluclla que suponen una inversión de US$ 970 millones. El gobierno dio la concesión definitiva en diciembre de 2020.

La construcción de la represa de Yanapujio, cuyas aguas irrigarán las provincias de Sánchez Cerro (Moquegua) e Islay (Arequipa) es otro asunto pendiente que debería concretar el nuevo gobierno. La obra es clave para terminar con el déficit hídrico en el Valle de Tambo.

El proyecto Vilavilani, ubicado en la región Tacna que implica una inversión de US$ 98 millones también es otra obra pendiente de destrabar por el gobierno de Castillo. A la fecha, un lío legal entre la región tacneña y Puno, ha paralizado el proyecto que solucionaría el problema de agua para consumo humano y agricultura.

El gasoducto Sur Peruano, ahora llamado SIT Gas, es otro millonario proyecto valorizado en US$ 4,500 millones pendiente de concretar. El proyecto fue cancelado por el Gobierno a inicios de 2017 cuando tenía un avance de 35%. La constructora brasileña Odebrecht no pudo conseguir financiamiento para el mismo. A la par era investigada por ofrecer sobornos para ganar obras públicas en Perú. El Ejecutivo planteó licitar el proyecto a mediados de este año, sin embargo, el nuevo anuncio apunta a 2022.

Cusco espera

La región Cusco también tiene una amplia cartera de proyectos paralizados o inconclusos. El gobernador, Jean Paul Benavente, anunció que la próxima semana espera reunirse con el gobierno saliente de Francisco Sagasti y el nuevo de Pedro Castillo para garantizar que la transferencia contenga los proyectos pendientes.

La culminación del hospital Antonio Lorena (US$ 464 millones) es una urgencia para Cusco. La postergación continua de las obras, motivó una serie de protestas en los últimos días. Los manifestantes anunciaron radicalizar sus medidas si el proyecto emblemático no tiene luz verde en el gobierno de Castillo.

Además del Lorena, hay otros tres nosocomios en manos del Ejecutivo. Estos son: Belempampa, Paucartambo y Chumbivilcas. También se espera la ejecución de los centros de salud de Quillabamba (La Convención), Espinar y Machupicchu (Urubamba).

El gas también representa una cruel paradoja para los cusqueños. La planta de Kepashiato es otro proyecto que depende del Ejecutivo. Este, junto al gasoducto, permitirá que la población del Cusco se beneficie del recurso que se extrae del distrito de Megantoni, provincia cusqueña de La Convención. Actualmente, el balón de gas de 10 kg bordea los S/ 50 en la provincia Cusco, mientras que en comunidades como Camisea superan los S/ 80.

Demandas de Puno

El ingreso libre de gas boliviano, es la solución a los problemas medioambientales en provincias y la ejecución de proyectos viales, son los tres temas prioritarios que deben estar en la agenda del gobierno de Pedro Castillo con la región Puno, consideró el presidente del Frente de Organizaciones Populares (FOP), Amador Núñez.

Por su parte, Juan Vilca Yujra, dirigente del comité de lucha de la zona sur de Puno, manifestó que en el rubro de transportes la agenda debe ser la doble vía hacia la frontera con Desaguadero y la remediación ambiental en la cuenca de Llallimayo, en la provincia de Melgar.

El sociólogo Carlos Flores, remarca que entre todas las regiones del sur, Puno siempre ha marcado la pauta de descontento social y si no se atiende sus problemas prioritarios, el altiplano será la región que encienda la chispa del descontento contra el gobierno del Bicentenario.

Proyectos mineros

El 47% de la cartera de proyectos mineros en construcción se encuentran en el Sur del país. La mayoría con proyección a iniciar durante la gestión de Castillo.

El consultor de la Cámara Minera del Perú y docente de la Universidad Católica San Pablo, César Montes de Oca resalta que a la fecha hay ocho proyectos en la zona sur claves para reactivar la economía (ver Infografía). De todos estos, el mejor encaminado a nivel nacional es Quellaveco (Moquegua) con una inversión de US$ 5,300 millones.

En ese contexto, el experto señala que corresponde al gobierno de Castillo hacer que de una vez por todas el Estado cumpla su real rol, es decir dar seguridad, paz y cubrir las necesidades básicas de la población, para que la inversión privada sea un socio del desarrollo.

Cabe señalar que en la relación de proyectos priorizados no figura Tía María. La obra cuprífera de Southern no ha logrado licencia social del Valle de Tambo (Arequipa). Durante su discurso de campaña, Castillo anunció la desestimación del proyecto. Montes de Oca recuerda que una de las premisas de la inversión es que los “proyectos no deben generar conflictos sociales”. No obstante, remarca que “un proyecto minero en fase de producción significa el 1% del PBI”, por lo que es vital dialogar.

Caballero de la Cámara de Comercio, espera que, como presidente, Castillo encuentre formas para resolver este entuerto. Recordó que el sector privado está dispuesto a trabajar de la mano con Castillo.

Presupuesto inequitativo para el sur

El especialista en proyectos de inversión de la Universidad Católica San Pablo, Jeanmarco Villegas, resalta que en los últimos años ha habido diferencias marcadas e inequidad en la asignación presupuestal para el Sur por parte del Ejecutivo. De acuerdo a la data de Proinversión, durante este año se destinó US$ 2,300 millones para obras en el país, de los cuales poco menos del 10% fue destinado para regiones del Sur.

Villena explica que revertir esta situación en parte dependerá de las gestiones que hagan en adelante los gobiernos regionales. “Las buenas relaciones y ejecución de grandes proyectos dependerá de alguna forma de nuestros gobernadores”, remarcó tras recordar que pese a estas diferencias, el Sur ha contribuido con el 15% del PBI.

Proyectos de inversión pendientes en el sur