EN VIVO - Perú vs. República Dominicana: sigue el encuentro por el Mundial de Vóley sub-18

Familias de internos protestan frente al INPE para pedir reanudar visitas

Parientes de reclusos han anunciado que permanecerán en el lugar hasta conseguir nuevo diálogo con máxima autoridad del INPE. También reiteraron su pedido de acelerar la vacunación de internos.

Familias aclaran que quieren visitas a internos cumpliendo protocolos de bioseguridad. Foto: César Zorrilla / URPI-LR
Familias aclaran que quieren visitas a internos cumpliendo protocolos de bioseguridad. Foto: César Zorrilla / URPI-LR
Jessica  Merino

Familiares de ciudadanos que cumplen condenas en los penales del país se congregaron para protestar en los exteriores de la sede del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), en la cuadra 4 del jirón Carabaya, en el Cercado de Lima.

El plantón presidido por miembros de la Comisión de Lucha por los Derechos de los Internos fue para exigir un diálogo con la presidenta de la entidad, Susana Silva. Esto con motivo de poner en discusión la evaluación de una propuesta de protocolos de visitas a la población encarcelada.

“Ningún director de los penales quiere hablar con las familias. No estamos de locos, nos hemos reunido porque hay corrupción. Hemos recurrido al ministro de Justicia para decirle que se nos permita ingresar y se hagan visitas no conyugales a un metro de distancia y ver cómo están, lo cual nos están negando”, dijo a La República Flor Puente Reynoso.

Lazy loaded component

La vocera especificó que también se propone el lapso de una hora a la semana para efectuar dichos encuentros.

Finalmente, reiteraron su pedido a la presidenta del INPE para acelerar el proceso de vacunación en la población penitenciaria.

“Estamos reclamando que la señora (jefa del INPE) haga algo por pedir las vacunas para los internos. Han sacado una estadística de 600 muertos, pero es mentira porque solo en Lurigancho hubo 340 de las 10.000 personas que hay ahí, sin contar con los penales de provincias”, señaló Puente Reynoso, cuyo esposo está recluido en el penal de Lurigancho hace 3 años.

En comunicación con el área de prensa del INPE, representantes recalcaron que la presidenta de institución está al tanto de los pedidos de los familiares y que hubo reuniones con el titular del Ministerio de Justicia, del cual depende dicha aprobación.

Informaron que “se están buscando alternativas”, como videollamadas y la instalación de más teléfonos públicos en los penales. Sin embargo, en cuanto a las visitas, todavía no hay algo seguro mientras continúe la pandemia.