LO ÚLTIMO - Pedro Castillo tomó juramento a integrantes del gabinete ministerial de Guido Bellido
AHORA - Guido Bellido: los cuestionamientos al nuevo titular de la PCM

Violencia de género y riesgo de contagio en fiestas COVID-19

Sociedad LR

El victimario no llegó a ser intervenido y se retiró del lugar sin destino conocido. Foto: captura América Noticias
El victimario no llegó a ser intervenido y se retiró del lugar sin destino conocido. Foto: captura América Noticias

Sin conciencia. En Carabayllo, más de 100 personas bebían en un local con música en vivo. Un sujeto atacó salvajemente a mujer.

Publicidad

A pesar de que a diario fallecen alrededor de 300 personas por el Covid-19, las fiestas clandestinas continúan en Lima y Callao; así como en las regiones. Aún no se toma conciencia.

Ayer, además del riesgo de contagio que conllevan estas celebraciones sin mascarilla y en espacios aglomerados, se reportó un caso de violencia de género en Carabayllo.

Todo ocurrió la madrugada del lunes, en pleno toque de queda, en el campo deportivo llamado El Tío Nola -ubicado en la av. Trapiche, frente a la urb. El Derby-, donde agentes policiales hallaron a más de 100 personas que estaban bebiendo y bailando sin mascarilla.

La fiesta había empezado a las 8 de la noche del domingo, a propósito del Día de la Madre, y estaba siendo amenizada por el cantante José María Palacios, Chacalón Jr., quien ya en anteriores oportunidades ha sido intervenido en estas mismas circunstancias.

A eso de las 4 de la mañana, un patrullero llegó al local, precisamente porque la bulla de la música en vivo no dejaba dormir a los vecinos de la zona.

Sin embargo, como acudieron solo dos agentes a bordo del vehículo policial, los infractores del toque de queda huyeron como pudieron e incluso tomaron taxis y mototaxis. Solo se pudo detener a dos personas ebrias, a quienes se les trasladó a la comisaría de Santa Isabel.

“En el lugar intervenido se encontraron decenas de botellas de cerveza. También se había instalado un escenario con equipos de sonido”, contó un oficial durante el operativo.

Lo que vino después de la fiesta fue indignante. En los exteriores del local El Tío Nola, una cámara de América Noticias captó el momento en que un hombre vestido con una polera y una gorra atacó salvajemente a una mujer.

Primero, la golpeó varias veces con un palo y hasta le dio patadas. Ella solo resistía, pese a su estado de ebriedad. Al final, logró tomar un taxi; mientras que él abandonó la zona con sus amigos a bordo de un auto. Nadie pudo hacer nada en ese momento.

Seguirán operativos

Este no es un hecho aislado. Solo en los primeros cuatro meses del año, la Policía ha intervenido a más de 13 mil personas por participar en fiestas covid o en los llamados “privaditos”. Las regiones con más detenidos son Lima, La Libertad, Junín, Arequipa, Ayacucho y Puno.

“Solo entre el domingo 9 de mayo, Día de la Madre, hasta las 6 de la mañana del lunes, la Policía intervino a 11 mil 615 personas en los distintos operativos realizados a lo largo del territorio nacional”, señaló el ministro del Interior, José Elice.

¿Dónde denunciar violencia contra la mujer?

Si usted ha sido o conoce a alguien que ha sido afectada o involucrada en hechos de violencia familiar o sexual, puede comunicarse de manera gratuita a la Línea 100 del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, que cuenta con un equipo especializado en “brindar información, orientación y soporte emocional”.

Además, la Línea 100 tiene la facultad de derivar los casos de violencia familiar o sexual más graves a los Centros de Emergencia Mujer o al Servicio de Atención Urgente. Este servicio atiende las 24 horas, todos los días del año (incluye feriados).