Fortaleza y salud, el pedido de los arequipeños a su patrona

Wilder Pari

La Republica
Devoción. Por segundo año consecutivo, la imagen sobrevoló el cielo arequipeño.

Peregrinaje. Como sus devotos no pueden peregrinar a su santuario la imagen sobrevoló la ciudad en un momento crítico de la pandemia.

En el segundo año de la pandemia, la imagen de la Virgen de Chapi, ayer volvió a sobrevolar la ciudad de Arequipa. Brazos elevados al firmamento, pañuelos blancos, globos, fueron algunas formas de la población para saludar a la venerada advocación mariana cuya festividad se conmemora el 1 de mayo. Fortaleza y salud fue el pedido de los creyentes a la llamada “Mamita de Chapi”.

Hasta antes de la pandemia del coronavirus, cada 1 de mayo, cerca de 200 mil personas llegaban en peregrinación al santuario de Chapi, ubicado en el desierto arequipeño (colindante con Moquegua). Las reglas sanitarias para evitar los contagios y la muertes, impiden estas masivas manifestaciones. “Ahora la virgen va a hacer la peregrinación a Arequipa”, dijo el rector del santuario Zacarías Kumaramangalam, durante la misa virtual celebrada ayer.

El sobrevuelo de la imagen ya ocurrió el año pasado, cuando Arequipa vivía una rígida cuarentena y aún estaba por sufrir lo peor de la pandemia. El 2021, ya con 3863 fallecidos por COVID-19 y en un repunte de la segunda ola, la fe aún se mantiene como un reducto frente al enemigo invisible. “Por nuestras familias, por nuestra Arequipa, el Perú, por la humanidad toda, calma su sufrimiento y dolor”, decía una las usuarias que seguían la transmisión de la misa.

Recorrido

La celebración eucarística en el santuario se desarrolló hasta el mediodía. Luego la imagen fue trasladada en una simbólica procesión hacia la explanada, donde esperaba el helicóptero (facilitado por Cerro Verde) con el que efectuaría el viaje.

El recorrido empezó cerca de las 12.45 horas. A las 13 horas, sobrevoló la Plaza de Armas de Arequipa, donde algunos transeúntes, saludaron al cielo. También sobrevoló los aires de los distritos y hospitales, donde cerca de 700 personas luchan para superar al coronavirus.