LO ÚLTIMO - Minsa y expertos evaluarán este martes condiciones para aplicar tercera dosis contra la COVID-19

Pablo Tsukayama: “Es posible que la nueva variante C.37 esté detrás de la segunda ola”

Entrevista al experto en biología de la Universidad Cayetano Heredia, quien afirma que el Perú tiene todas la condiciones para que aparezca otra variante.

Necesitan apoyo del INS. Pablo Tsukayama y su equipo realizan un importante trabajo. Foto: difusión
Necesitan apoyo del INS. Pablo Tsukayama y su equipo realizan un importante trabajo. Foto: difusión
Jesica León

El investigador Pablo Tsukayama y su equipo de la Universidad Peruana Cayetano Heredia detectaron la nueva variante denominada C.37, la cual presenta algunas mutaciones que preocupan y viene circulando en el Perú desde diciembre. Actualmente se viene expandiendo en Chile y se han reportado casos en Ecuador, Argentina, Estados Unidos, Europa y Australia.

¿El virus ha mutado en el Perú?

No lo sabemos aún; por los datos, probablemente, ha aparecido en el Perú o en Chile por primera vez, o en algún otro lugar de Latinoamérica.

¿Cuáles son las características de esta nueva variante?

Una es que recién la vemos en el mapa a partir de fines de diciembre; otra es que presenta una serie de mutaciones, hay una que comparte con las tres variantes de preocupación (la de Reino Unido, la de Sudáfrica, la de Brasil); y luego en su proteína espiga también hay una serie de mutaciones que en algunos estudios preliminares se ha visto que está asociada a la unión de anticuerpos y a la unión al receptor. Y lo otra es que está creciendo, rápidamente, en Lima y Santiago y en todo Chile.

¿Quiere decir que es más transmisible? ¿Puede causar reinfección?

No es posible hacer ese tipo de inferencias todavía. Lo único que hemos visto es que está creciendo rápidamente en la región, lo cual daría a pensar que sí podría ser más transmisible, pero hay varios factores involucrados que todavía hay que estudiar más.

¿Esta variante tiene escape al efecto de las vacunas?

Eso no se sabe aún, en laboratorio se ha observado que al menos dos de estas mutaciones en la proteína espiga podrían afectar la unión de los anticuerpos, pero cómo se traduce en la vida real en una infección real, eso no lo sabemos todavía.

¿Tiene alguna relación con el incremento de casos de esta segunda ola del Covid-19?

Es una posibilidad, pero no es una certeza que una variante o la P1 (brasileña) o la C.37 estarían detrás de esta segunda ola de casos que es más agresiva. Es intuitivo pensar que una de estas podría ser la responsable, pero hay una serie de otros factores que va más allá del virus, que es más del comportamiento de las personas, el sistema sanitario; entonces sería irresponsable decir que por eso estamos tan mal en la segunda ola. Es una posibilidad, pero por los datos, por la evidencia, no lo sabemos.

¿Cuándo se ha descubierto esta nueva variante?

Nosotros procesamos 100 muestras por mes. En las muestras de diciembre salió una de estas, pero como es una de 100 no le prestamos mucha atención; pero entre enero, febrero y marzo tuvimos mayor demanda de muestras y el INS (Instituto Nacional de Salud) empezó a secuenciar más muestras. Entonces han empezado a aparecer datos de enero, febrero y marzo y en las últimas semanas hemos visto que esta (variante) está en el 40% de todas las muestras cuando en diciembre era de 1%. Esa es la primera alerta roja.

¿Cuántos casos de esta variante C.37 se han descubierto?

Entre enero y febrero solo hemos podido procesar muestras de Lima; por falta de material, mi laboratorio no ha podido mirar fuera de Lima. Entre el INS y la Cayetano Heredia hemos procesado 150 muestras entre enero y marzo y el 40% de esas muestras corresponde a C.37. Entonces eso llama la atención porque en ese mismo set de muestras de Lima encontramos que el 40% es de C.37 y solo encontramos 1% de P1 (variante brasileña). Eso nos llamó la atención. Hace un par de meses el INS decía que el 40% de casos en Lima era P1 (brasileña). Entonces esa cifra no cuadra. Posiblemente lo que ellos están llamando P1 es realmente C.37, ellos no tenían cómo saber esto.

Es que son dos metodologías distintas, el INS utiliza una técnica con PCR.

Exacto, el PCR es mucho más barato, entonces eso te permite procesar cientos de muestras rápidamente, que te llegan de todo el país. Pero ellos no sabían, o sea estaban los datos ahí y no los han examinado, no sabían que había otra (variante) que podía dar ese resultado. Lo que ahora estamos quedando con el INS es que, para hacer la verificación, me van a mandar 100 muestras que ellos han hecho con su prueba y yo le voy a hacer el secuenciamiento completo y veremos si cuadra.

Entonces, ¿no se sabe qué variante está dominando Lima; es decir, si es la P1 o C.37?

Claro, aún no se puede saber. Lo que mis resultados dicen es que domina la C.37, los resultados del INS dicen que domina la P1, entonces hay que verificar.

¿Mientras la gente no se siga cuidando hay más riesgo de que se generen más variantes?

Sí. Para que tengamos variantes tiene que haber miles de contagios al día. El Perú tiene todas la condiciones para que aparezca otra variante. Y si no la hemos encontrado antes es porque no hemos estado mirando lo suficiente; si pudiéramos procesar más de 500 muestras por mes de manera constante, podríamos haber detectado esto hace dos meses.

Newsletter COVID-19 en Perú de La República

Suscríbete aquí al boletín de La República y recibe a diario en tu correo electrónico toda la información sobre el estado de emergencia y la pandemia de la COVID-19.