LO ÚLTIMO - ¡Reventó el pozo de la Tinka! Afortunado ganador se llevó más de 3,8 millones de soles

SJM: joven se enfrenta a asaltante y logra reducirlo con una llave

A pesar que fue amenazado, la víctima forcejeó con el malhechor hasta frustrar el asalto.

Vecinos salieron de sus casas para ayudar al agraviado y llamaron a la Policía. Foto: captura de 24 Horas
Vecinos salieron de sus casas para ayudar al agraviado y llamaron a la Policía. Foto: captura de 24 Horas
Sociedad LR

Un delincuente fue capturado tras ser reducido por una persona a la que intentó asaltar en la calle Heráclides Cabrera, en San Juan de Miraflores.

El hecho sucedió a las 7.25 p. m. del viernes 19 de marzo. Las cámaras de seguridad captaron a un motociclista merodeando por la zona y poco después se acercó a dos transeúntes que estaban caminando en ese momento.

El malhechor sacó un arma y apuntó a sus víctimas. Presa del miedo, la mujer huyó corriendo, pero el joven decidió enfrentarse al ladrón.

Durante el forcejeo, el agraviado se percató de que la pistola del sujeto era de juguete y por eso se abalanzó sobre él hasta que logró aplicarle una llave en el suelo.

Lazy loaded component

“Cuando la víctima se da cuenta de que es un arma de juguete, lo ha enfrentado y se han agarrado”, contó un testigo a 24 Horas.

El joven logró que los vecinos salgan a apoyarlo y así evitaron que el asaltante escape. “La víctima forcejea, se da la vuelta por atrás del carro hasta llegar al medio y grita a todos los vecinos que había un ladrón. (El delincuente) se quiso escapar, han tenido que tirar la moto al piso para que no lo haga”, narró el testigo.

El criminal fue golpeado y amarrado por los indignados moradores. Después de varios minutos, llegó una patrulla de la comisaría de San Juan de Miraflores para llevárselo detenido.

Hace pocos días, un delincuente a bordo de motocicleta ya había asaltado a una pareja en el mismo distrito. Los vecinos aseguran que la escena se repite constantemente y por ello se ven obligados a vivir con las rejas peatonales cerradas.

“No contamos con seguridad, una vez a las quinientas vienen”, se quejó un residente de la zona.