Cambio de zonificación en Lurín: los puntos de vista

Melina Ccoillo

Valle. Lurín es considerado el último pulmón verde de Lima. Requiere inversión y servicios, pero también protección. Foto: Andina
Valle. Lurín es considerado el último pulmón verde de Lima. Requiere inversión y servicios, pero también protección. Foto: Andina

Tema en debate. La República recoge argumentos de regidor que defiende los cambios, y del Minam, que advierte peligros.

La aprobación del Reajuste Integral de Zonificación (RIZ) de Lurín continúa generando polémica. Mientras los regidores que votaron a favor argumentan que buscan asegurar los servicios básicos a los habitantes del distrito, para los organismos especializados como el Ministerio del Ambiente (Minam), la propuesta es un ataque al último pulmón verde de Lima y va en contra del modelo a futuro de ciudad sostenible, cuya necesidad se ha intensificado en medio de la pandemia.

“El RIZ va a permitir garantizar servicios de agua, alcantarillado y luz, a través de empresas eléctricas y de Sedapal, porque no se puede hacer ningún tipo de implementación si no se cuenta previamente con un RIZ”, dice Jorge Luis Rueda, uno de los 22 regidores de la Municipalidad de Lima que votaron el jueves a favor de la aprobación de esta propuesta.

En ese mismo punto, para José Alcántara, director ejecutivo del Proyecto Especial Parque Ecológico Nacional Antonio Raimondi del Minam, “la habilitación de servicios básicos no es excluyente ni va en contra de conservar una infraestructura natural. Con la emergencia sanitaria debemos pensar en cómo hacer ciudades más saludables, (...) y no es solo haciendo hospitales, sino conservar nuestras áreas verdes, tan importantes para consolidar condiciones saludables”.

En tanto, otro punto clave es el riesgo de sismo y tsunami en la zona en cuestión, advertido por el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenepred). Sobre ello, el regidor Rueda asegura que los municipios de Lima y Lurín deben encargarse de evitar este peligro, pero si ocurre un tsunami de igual manera afectará a quienes ya viven allí. “Hay ambientalistas que no quieren que haya ni un solo ladrillo ni un centímetro más de cemento, y es válido, pero estoy seguro de que las familias que viven en Lurín quieren ese marco legal que les permita acceder a los servicios.”

Para el representante del Minam, sin embargo, “la ocupación y edificaciones no considera las medidas de prevención y mitigación de lo que pueden ser zonas inundables. Se debería considerar esa variante de riesgo”. El debate sigue abierto.

Reacciones

José Alcántara - Ministerio del Ambiente

“Nuestra preocupación es que esta forma de ver la ciudad, donde no hay consideración al medio ambiente, se pueda repetir en otros distritos de Lima. Esto nos debe alertar”.

Jorge Luis Ruedas - Regidor de la MML

“Cómo podemos desarrollar una campaña de atención en educación a distancia o pedir que se laven las manos si no tienen acceso a agua. No creo que lo que se ha aprobado dañe al medio ambiente”.