100 mil mypes a la espera de salvaguardas a importaciones

Fernando Cuadros

El sector textil y confecciones genera trabajo directo a cerca de 400 mil personas. Foto: Jorge Cedrán/ La República
El sector textil y confecciones genera trabajo directo a cerca de 400 mil personas. Foto: Jorge Cedrán/ La República

Sector textil. Indecopi determinó que desde 2016 las confecciones importadas desde Asia son una amenaza para la industria local. Comisión Multisectorial del Ejecutivo tiene hasta hoy para dictar medidas que equilibren la competencia.

Más allá de los cierres obligatorios por la pandemia y su limitación a los canales digitales, los negocios del sector textil y confecciones de Gamarra –cuyo declive repercute en la cadena productiva nacional– desde hace años buscan competir en igualdad de condiciones con las importaciones de prendas asiáticas, actividad que no paró pese al coronavirus, lo cual dificulta aún más la reactivación de la industria local.

Por ello, desde medianos del año pasado, el entonces viceministro de Mype e Industria, José Salardi –quien luego iba a asumir la titularidad del Ministerio de la Producción (Produce)– se mostró a favor de balancear las condiciones de juego en nuestro mercado y promovió que Indecopi inicie una investigación urgente para determinar si se aplican salvaguardas a las prendas textiles extranjeras.

“Mientras el sector textil no pudo producir un polo, millones de prendas se siguieron importando y no eran para protección personal o médicas. En estos días, la audiencia de Indecopi recomendaría la aplicación de salvaguardas temporales, esperamos que así sea y que el Gobierno escuche”, manifestó Susana Saldaña, presidenta de la Asociación Empresarial Gamarra Perú.

Y es que, tras el respectivo proceso de estudio, la Comisión de dumping, subsidios y eliminación de barreras comerciales no arancelarias de Indecopi determinó que el Gobierno debería aplicar salvaguardias provisionales de 200 días a las confecciones provenientes de China y Bangladesh, según informaron a La República fuentes del sector.

Así, la Comisión Multisectorial compuesta por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur) y Produce, tienen hasta hoy (15 de febrero) para decidir si escuchan o no al Indecopi, el cual recomienda aplicar una tasa arancelaria mínima de 20% a estas prendas traídas desde Asia.

Gamarra. Impacto se siente en el emporio comercial. Foto: Jorge Cedrán/ La República

Mypes atadas

Fuentes sectoriales detallan que el Indecopi registró un incremento en las importaciones, de 169.505 unidades en 2016 a 278.212 unidades en 2019, equivalente a un 64% en términos acumulados. Sumado a que en el tercer trimestre de 2020 –tras el reinicio de actividades– el volumen de importaciones de confecciones asiáticas alcanzó las 82.514 unidades, superando lo observado en similares trimestres de 2016 a 2019 (59.769 unidades promedio).

Desde la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), precisan que son casi 100.000 mypes a nivel nacional que están expectantes a lo que determine el Gobierno y que no hay razón técnica para que la Comisión desatienda al Indecopi.

Ocho de cada diez prendas que se venden son chinas, no nacionales. Las importaciones (asiáticas) acaparan el 80% del mercado nacional”, precisó el director de la Unión de Empresarios Textiles de Gamarra (Unete), José Luis Muñoz.

El emprendedor explica que las prendas chinas ingresan ya manufacturadas al mercado hasta por poco más de un dólar, mientras que la industria local gasta hasta cuatro dólares solamente para comprar el hilo. Y sumando los gastos para el tejido, teñido y elaboración, la situación es insostenible. “Una prenda china cuesta menos que todo lo que gastamos para hacer una. Estas prendas importadas vienen por tonelada y media, y si comparamos lo que gastamos en tonelada y media en materia prima, resulta una locura poder competir. No podemos”, argumentó Muñoz.

Finalmente, el empresario textil exhortó al Gobierno a tomar cartas en el asunto y aplicar las salvaguardas, ya que se está comprometiendo –solo en Gamarra- con más de 32 mil productores que emplean directamente a más de 100 mil personas. “En moda no nos van a ganar. No estamos en contra de las importaciones, pero queremos condiciones de competencia equitativa. Urge reactivar la industria nacional”, concluyó.

Reacciones

Susana Saldaña - Representante de Gamarra

“Nosotros denunciamos desde hace años que no hay igualdad de competencia. En el Perú la cancha no está plana para todos. No pedimos privilegios, sino que se aplane la cancha”.

José Luis Muñoz - Director de Unete

“8 de cada 10 prendas que se venden son chinas, no nacionales. Las importaciones acaparan el 80% del mercado nacional. Una prenda china cuesta menos que todo lo que gastamos para hacer una”.

Datos

Peso. Sector textil y confecciones genera trabajo directo a cerca de 400 mil personas. Y de este total, más del 60% son mujeres, detalla el SNI.

Margen. Cadena productiva y comercial vinculada al sector emplea a más de un millón de personas a nivel nacional.

Respaldo. La salvaguarda es una medida expresamente avalada por la Organización Mundial del Comercio (OMC), y que tiene por fin evitar el colapso injustificado de un sector de la industria nacional, influyente en la generación de empleo masivo.

Newsletter Economía LR

Suscríbete aquí al boletín de Economía LR y recibe en tu correo electrónico, de lunes a viernes, las noticias más relevantes del sector y los temas que marcarán la agenda.