Jesús Quintana, el ‘Héroe de Lima’, perdió su casa en un incendio y resultó herido

Óscar Chumpitaz

ochumpi

08 Nov 2020 | 14:51 h
Hombre necesita ayuda urgente porque lo ha perdido todo. Foto: Óscar Chumpitaz / La República
Hombre necesita ayuda urgente porque lo ha perdido todo. Foto: Óscar Chumpitaz / La República

El 27 de octubre de 1965 salvó a cientos de limeños conduciendo un cisterna que ardía con mil galones de combustible desde la Av. Wilson hasta el Campo de Marte. Hoy, a sus 82 años, lo perdió todo y necesita ayuda.

Existen momentos de la vida en los cuales suceden cosas que parecen haber sido extraídas directamente de un guión de película. Así es la historia de Jesús Quintana Balbi, quien, gracias a su inmensa bondad y predisposición para ayudar, salvó la vida de cientos de personas poco antes de que la imagen del Señor de los Milagros hiciera su habitual recorrido procesional por las calles de Lima.

Ese día, 27 de octubre de 1965, Jesús condujo un camión cisterna cargado con más de mil galones de combustible, que ardió en llamas en un grifo de la avenida Wilson. Las llamas habían alcanzado las mangueras del surtidor y el piloto huyó aterrado.

Además, debajo de la unidad había un tanque subterráneo que podía causar un gran desastre en la ciudad.

En forma heroica Jesús llevó la ‘bomba rodante’ hasta una alejada zona del Campo de Marte, en Jesús María. Días después, este valeroso hombre, por entonces de 27 años, fue nombrado “Concejal Honorario” por la Municipalidad de Lima.

Hoy, a sus 82 años, don Jesús Quintana necesita del apoyo de todos los limeños. El 15 de octubre, su humilde casita ubicada en Lurín fue destruida por un voraz incendio. El ‘Héroe de Lima’ no solo lo perdió todo, sino que sufrió graves quemaduras en distintas partes del cuerpo.

NECESITAN APOYO

Ahora está al cuidado de su hija Delia, quien con mucho amor le cura sus heridas y lo lleva a sus consultas. “Él desea estar en su casita, teme que invadan su terrenito. La Municipalidad le ha construido un pequeño cuarto de madera, pero no es suficiente para una persona de su edad”, dice la afligida mujer.

El SIS le estuvo proporcionando medicamentos, pero este fin de semana tuvo fiebre y dolores intensos. Tuvo que ser asistido por un médico particular.

Don Jesús está lúcido y con ganas de seguir viviendo. Él nos contó su hazaña por teléfono: “Cuando vi que el tanque ardía y a mi alrededor los rostros de centenares de personas reflejaban miedo y angustia, no lo dudé. Tomé el volante del camión, encendí el motor y emprendí una veloz carrera pensando solo en llegar a un lugar más o menos despoblado, antes de que la gasolina explotara. Detuve el camión en el Campo de Marte. Allí no causaría daño”.

Recuerda que luego el miedo se apoderó de él. “Temblaba como un niño. Estaba aterrorizado, pero mientras sentía a mis espaldas el ardor de las llamas que abrazaban el camión, mi corazón parecía latir normalmente, como si nada especial ocurriera”, contó Quintana.

RECONOCIMIENTO DE HÉROE

Por ese acto, el 28 de octubre de 1965, Jesús Quintana recibió un homenaje en el Despacho del Ministerio de Fomento y Obras Públicas. En el lugar, el joven fue recibido por el entonces ministro Sixto Gutiérrez. Luego fue felicitado por varios funcionarios que trabajaban con él.

En la ceremonia, la máxima autoridad de la institución le entregó un premio de 5 mil Soles de Oro y lo incorporó al personal de planilla como trabajador destacado.

Al día siguiente, el valeroso hombre recibió una distinción especial en la Municipalidad de Lima. En una gran ceremonia, el alcalde de la ciudad, Luis Bedoya, le entregó la insignia de Concejal Honorario y un objeto de plata en “reconocimiento al valor cívico”.

Además, el burgomaestre capitalino se comprometió a entregarle una casa a través de la Junta Nacional de Vivienda. Don Jesús espera hoy el apoyo de todos los limeños. “Aún tengo ‘cuerda’ para rato”, nos dice antes de colgar el teléfono.

Si quiere ayudar al ‘Héroe de Lima’, puede contactarse al número de sus hijos 940 639 189 (Delia Quintana) o al 993 172 571 (Walter Quintana). Además, él se encuentra residiendo en la Calle Benjamín Franklin en el distrito de Surco.