Qué pasaría

FEDERICO ROSADO

Periodista

FEDERICO ROSADO

Periodista

Algún día, en algún lugar, tal vez en Arequipa, tal vez usted…

Qué pasaría si mañana fueran las elecciones y usted, por supuesto, ya habría elegido entre los tres candidatos que se presentaron de los tres grandes partidos políticos, que a su vez seis meses antes de la votación comenzaron a seleccionar entre los mejores vecinos y luego de unas elecciones primarias llegaron a definir a sus mejores postulantes.

Y qué pasaría si usted se demoró una semana en cada candidato. La hoja de vida y el plan de gobierno. El equipo técnico de asesores y futuros funcionarios. Y en la cuarta semana hizo una comparación. Y claro, luego escuchó, vio y leyó los debates. 

Qué pasaría si los planes de gobierno presentados se cumplieran… de verdad.

Y si ninguno de los candidatos tendría pasado vergonzoso; exacto, ese mismo, en que por supuesto nadie es perfecto, pero ahí está, porque personas honorables, decentes, honestas, sinceras, intachables, respetables sí existen.

Qué pasaría si en ninguna parte de la ciudad: poste, árbol, pista y vereda, en ninguna, los partidos pusieron su publicidad. Nada de letreros, paneles ni banderolas. La ciudad limpia, por cierto, qué pasaría si tuviera leds, unipolares, paneles, vallas, pero no esos carritos, motos o lo que sea que salen a circular haciendo propagandas.

Y si no habría encuestas electorales… ¿para qué? Ni por curiosidad, tal vez… no serían necesarias y, sin lugar a dudas, ninguno de los candidatos las compraría (¿?). Ah, no sabe que… 

Qué pasaría si hubiera reelección, pero ni el actual alcalde, ni los anteriores, ni los que sigan se postularían, porque es agotador servir a su distrito, provincia o región durante cuatro años; además, está la familia y, por cierto, también la vida profesional. 

Nada de guerra sucia, todos los candidatos debaten, ninguno tiene siquiera un juicio archivado o acusación fiscal, todos demuestran sus ingresos económicos y propiedades, y no es necesario que juren que cuando terminen su mandato harán lo mismo, nada de traer orquestitas bullangueras y subirlas a camiones que van ensuciando sonoramente la ciudad. Y qué pasaría si el periodismo… bueno, qué tendrían que hacer los periodistas si todo lo anterior pasaría. ♣

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO