Elecciones en Arequipa: El historial del candidato Elmer Cáceres Llica

Perfil. Es uno de los animadores de las elecciones en Arequipa. El postulante de la C no es nuevo. Tiene una trayectoria política salpicada por hechos controversiales

Perfil. Es uno de los animadores de las elecciones en Arequipa. El postulante de la C no es nuevo. Tiene una trayectoria política salpicada por hechos controversiales

"Allin kuntur chayamun" es el estribillo quechua de un rap dedicado al candidato Elmer Cáceres Llica. Significa "el buen cóndor llegó".  La letra anuncia la moralización y a Cáceres se le compara con un puma o un cóndor, símbolos de la  cultura andina, que dará brega contra esta lacra.

Presentarse como "un provinciano" en una ciudad mayoritariamente migrante también es una estrategia de marketing. Quiere captar el voto popular. Otra estrategia es, en ese sentido, privilegiar el uso del apellido materno "Llica" de origen andino, que en castellano significa "telaraña". Sin embargo, además de la identificación, la trayectoria política de nuestro personaje parece una telaraña. A su estilo hizo su propia red. Perteneció a Acción Popular cinco años como militante. Se marchó y optó por movimientos independientes.  Con estos ocupó la alcaldía provincial de Caylloma. 

Cáceres es la viva imagen de los políticos sin casa partidaria y que usan vientres de alquiler. Postula y si no gana, se marcha.

El 2014, quiso crear su propia organización "Arequipa Exitosa", pero no logró reunir las firmas para inscribirla. Después de una serie de vaivenes, se subió al carro de Vamos Perú en alianza con los Cáceres Velásquez, viejos lobos de mar de la política sureña.

El octogenario Luis Cáceres postulaba a la provincial y Elmer a la región. La  dupla no funcionó bien desde sus inicios. Cada uno iba por su lado, solo aparecían juntos para las fotos, recuerda Ricardo Medina, en ese entonces primer regidor de Luis Cáceres. 

 Llica tiene un círculo de amigos en el que confía ciegamente. Pocos traspasan esa línea.

DENUNCIAS

A días de las elecciones de 2014, estalló el escándalo. A Cáceres Llica, lo acusaron de violación sexual. Una joven que apoyaba a Vamos Perú, en la base Cerro Colorado, lo acusó del ultraje. El postulante fue detenido. Para limpiarse de los cargos, apareció junto a su madre y hermana en una conferencia. Ahí negó la violación. Para reforzar su versión, un diario local publicó una nota en portada de él con la supuesta víctima. Afirmaban que eran pareja y no descartaban matrimonio.

En el libro Rostros, le confesó, al periodista Jorge Turpo, que ella no era su pareja y que esa estrategia fue un consejo de Róger Cáceres para que limpie su imagen.

Sus exaliados de ese entonces reconocen que esa joven no era su enamorada.

Cuando se le habla del hecho al postulante de Unidos por el Gran Cambio, lo niega. Dice que fue su pareja, pero contradictoriamente señala que ella inventó esa acusación. ¿Entonces por qué aparecieron ambos en el diario? Según Cáceres, el Ministerio Público inició un proceso a la denunciante por falsa acusación. Turpo volvió a tocar el tema en un programa de entrevistas que conduce en RPP. El periodista le consultó sobre sus contradictorias versiones. La respuesta del postulante fue agresiva. Lo acusó de recibir dinero de Alfredo Zegarra para atacarlo sin recibir prueba alguna. 

ALCALDE DE CAYLLOMA

Sus dos gestiones como alcalde provincial son cuestionadas, aunque para sus seguidores fueron un éxito. Sus detractores no le reconocen ninguna obra importante, más bien le recuerdan el elefante blanco que construyó en sus dos gestiones: el museo para exhibir a Juanita, una momia hallada en el nevado Ampato, que ahora está en poder de la Universidad Católica de Santa María.

La construcción está vacía, le cortaron el fluido eléctrico porque no produce ganancias, pero tiene dos vigilantes. En su momento, se criticó la edificación porque se habría hecho en una zona donde hay restos arqueológicos en Cabanaconde. 

El exburgomaestre se lava las manos. Acusa a la actual autoridad Rómulo Tinta, su primo, de que la momia no vuelva a esa sede. Aunque eso no es tan fácil, depende de tecnología para garantizar su conservación. Esa es una de las propuestas de campaña de su hermano Álvaro Cáceres Llica, quien postula a la provincia de Caylloma.

El periodista Zacarías Ocsa, que trabaja en esa provincia, recuerda que el 2005 varios cayllominos y el alcalde Elmer Cáceres protestaron para que la Autoridad Autónoma del Colca (Autocolca) fuera transferida en forma definitiva a las municipalidades de Caylloma y ya no sea del gobierno regional. Durante los días de manifestación, Cáceres encabezó la protesta. Varios pobladores y trabajadores de la municipalidad fueron apresados. Perdieron su empleo por sus antecedentes penales. En esos días de ausencia, el entonces alcalde apareció como caudillo en la plaza de Armas de Arequipa, atribuyéndose la gesta, recuerda Ocsa. Consiguieron su objetivo, pero a Cáceres Llica lo sentenciaron a dos años de prisión suspendida por tomar las vías.

Bajo el control de Autocolca, las quejas no se hicieron esperar. Aumentaron las tarifas para conocer los atractivos turísticos del Colca.

POPULISTA

Cáceres aspira a ser gobernador de Arequipa. Sus propuestas tienen corte populista. Quiere ampliar la secundaria hasta seis años, prohibir el ingreso de venezolanos porque le estarían quitando trabajo a los arequipeños. Hugo Mendoza, compañero y personaje cercano a Llica, defiende la última propuesta. “Elmer ha visto de cerca a los que sufren”, indica. Explica que todos los que lo siguen ven en Cáceres un líder como él. Sus mensajes están en quechua.

Pese a que en esta última campaña electoral Cáceres quiere mostrar una imagen más madura y de padre de familia, junto a su esposa e hija; otras fotos con mujeres, el video donde aparece ebrio en la calle San Francisco y las acusaciones de violación lo persiguen. 

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO