"No me dejen morir", implora sobreviviente del accidentado ómnibus de la empresa Gutarra

Drama: Dany Garpar Huamán viajaba en el bus que el pasado lunes volcó y chocó contra un cerro en el km 97.5 de la Carretera Central. Joven de 20 años, padre de un niño de 2, venía a Lima a buscar trabajo como vigilante. Médicos temen que pueda quedar cuadrapléjico

Drama: Dany Garpar Huamán viajaba en el bus que el pasado lunes volcó y chocó contra un cerro en el km 97.5 de la Carretera Central. Joven de 20 años, padre de un niño de 2, venía a Lima a buscar trabajo como vigilante. Médicos temen que pueda quedar cuadrapléjico

La racha de accidentes de tránsito, en distintas carreteras del país, lo preocupaba demasiado.

Pero, pese al temor de que pudiera pasarle algo malo, Dany Anthony Gaspar Huamán, cogió su mochila, se despidió de su familia en su Jauja querida y partió a Lima en busca de trabajo.

Al cabo de unas horas, se encontró con la peor sorpresa en medio de la oscuridad: el ómnibus de la empresa Gutarra que salió de Huancayo la noche del domingo 2 de setiembre se volcó tras impactar contra un cerro en el kilómetro 97.5 de la Carretera Central.

Seis personas murieron y más de 40 pasajeros resultaron heridos. A sus 20 años, Dany Anthony sigue internado en estado crítico en una cama del hospital Hipólito Unanue, mientras pelea por su vida.

“No me dejen morir, tengo miedo morir”, implora en la Unidad de Cuidados Intensivos. Presenta fracturas en distintas partes del cuerpo pero lo más grave en la severa lesión que presenta en la columna.

Su familia ruega por su recuperación y clama ayuda.

Si el joven agricultor mejora, podría ser operado en los próximos días, por sus graves traumatismos, que le comprometen la columna vertebral. Tienen que insertarle unos implementos de titanio pero no hay con que cubrir los gastos.La empresa de transporte hasta hoy no se ha contactado con la familia. El SOAT viene cubriendo la hospitalización.

“Mi hermano salió de casa hace casi una semana y aún no volvió. Lo tengo en una cama de hospital. Todos rogamos que se recupere y vuelva a casa. No se merecía esto”, dijo su hermano Elmer. “Pero Dany sigue en estado crítico, y hay que esperar”, se lamentó.

Dany es casado con Rosario Gómez Ninahuanca con quien tiene un hijo de 2 años: Bryan. Lo que ganaba en la agricultura no le alcanzaba para mantener a su familia, por eso decidió viajar a Lima en busca de una oportunidad laboral.

“Tengo la fe y la esperanza que mi hijo volverá a caminar”, reflexiona Faustino Gaspar, su acongojado padre que no se aparta ni un instante de él.

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO