Alcalde de Coronel Portillo denunciado ante la Contraloría por avalar a traficantes de terrenos

La Contraloría General de la República evalúa la denuncia formulada contra el alcalde provincial de Coronel Portillo, Antonio Marino Panduro, y otros cinco funcionarios del municipio, entre ellos el procurador Fernando de la Cruz, por aceptar como válidos documentos falsos que un grupo de invasores ha presentado con la intención de apropiarse de un predio de 9.74 hectáreas en la localidad de San José de Yarinacocha.

11 Ene 2018 | 21:20 h

De acuerdo con el expediente que el verdadero dueño del terreno, Ramón Miranda Eyzaguirre, ha elevado a la Contraloría, el municipio de Coronel Portillo convalidó un documento fraudulento con el que  traficantes de terrenos -por la vía de la prescripción adquisitiva de dominio-pretenden quedarse en el lugar.

Se trata de una supuesta “constancia” expedida el 19 de octubre de 2015 por el alcalde del Centro Poblado San José de Yarinacocha, Egar Marín, en la que señala  falsamente que desde hace más de una década el asentamiento humano Las Lomas de San José se ubica en el inmueble que reclama Ramón Miranda.

Cuando Ramón Miranda interpuso el recurso de oposición a la solicitud de prescripción adquisitiva de dominio, basándose en evidencias que demostraban que las personas que ocupan  su predio no tienen una posesión de 10 años, y que la “constancia” expedida por el alcalde Marín es falsa, funcionarios del municipio de Coronel Portillo declararon infundado el reclamo del dueño del inmueble.

De esta manera, los funcionarios del municipio, en lugar de poner en conocimiento del Ministerio Público la presunta comisión de un delito de falsedad ideológica, validaron una “constancia” fabricada.

Por este motivo, el empresario afectado por el despojo del terreno, Ramón Miranda, interpuso una denuncia penal contra el alcalde Egar Marín, por el supuesto delito contra la fe pública en la modalidad de falsedad ideológica, por haber emitido una “constancia” que utilizan los invasores para argumentar falsamente que habitan en el lugar desde hace más de diez años y en consecuencia reclaman la propiedad por prescripción adquisitiva de dominio.

La denuncia contra el alcalde Egar Marín ya se encuentra en la Segunda  Fiscalía Penal Corporativa de Yarinacocha y desarrolla una investigación preliminar  para determinar  si ha cometido el delito de falsedad ideológica, y si existe el concurso de otros delitos, como asociación ilícita para delinquir.

El propietario del terreno, Ramón Miranda, ha demostrado documentalmente que tomó posesión del predio por un lanzamiento judicial en abril del 2008,ordenado por el 48°  Juzgado Civil de Lima, ejecutado por la Secretaria Judicial del Juzgado Mixto de Yarinacocha, contando con el auxilio de la fuerza pública al mando del Comisario de Yarinacocha

Miranda recibió el inmueble de manos de las autoridades totalmente libre, sin que existiera ninguna invasión, ni algún asentamiento humano, como lo evidencias fotografías digitales del terreno que demuestran que entre 2008 y hasta enero del 2011 no había ninguna comunidad de pobladores.

Por lo tanto, la “constancia” de que había un asentamiento humano en San José de Yarinacocha con una antigüedad mayor a los 10 años es  evidentemente falsa.

El otro acto que evidenciaría la parcialidad de la Municipalidad de Coronel Portillo a favor de los traficantes de terrenos –y este es uno de los fundamento de la denuncia formulada contra el alcalde Marino Panduro ante la Contraloría-, es que la defensa de los invasores afirma que el propietario del terreno, Ramón Miranda, presentó cuatro escritos legales con supuestas firmas diferentes.

No obstante que el propio Ramón Miranda demostró que sí se trataban de sus rúbricas -por lo que el municipio de Coronel Portillo notificó la recepción de los escritos-, increíblemente el procurador del consejo, Fernando de la Cruz, denunció a los presuntos responsables de la falsificación de documentos en agravio de la municipalidad y del empresario Miranda.

El 27 de diciembre último, Miranda elevó a la Tercera Fiscalía un informe pericial que demuestra que las firmas de los escritos son suyos de puño y letra, y que el peritaje presentado por los traficantes de terrenos contenía serias deficiencias técnicas.

A pesar que ha quedado en evidencia que los invasores de las 9.74 hectáreas han apelado a artimañas para quedarse con un terreno que no les pertenece, las autoridades de la municipalidad de Coronel Portillo, con el alcalde Antonio Marino Panduro a la cabeza, desde hace casi medio año no rechaza el expediente de prescripción adquisitiva de dominio presentado por los traficantes de terrenos.

Ni bien se detectó la falsedad de los documentos, y las maniobras sospechosas de los invasores, el alcalde Marino Panduro debió desestimar las pretensiones de estos. La Contraloría está pronta a resolver la situación del burgomaestre.

Te puede interesar