Habilitan línea telefónica para que jóvenes de Paraguay hablen de sexualidad sin tabús

La República

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

06 Jul 2020 | 15:45 h
Somos Pytyvõhára es una organización juvenil que apuesta por brindar orientaciones sexuales en diversos espacios públicos en Paraguay. Foto: ONG Somos Pytyvõhára.
Somos Pytyvõhára es una organización juvenil que apuesta por brindar orientaciones sexuales en diversos espacios públicos en Paraguay. Foto: ONG Somos Pytyvõhára.

Ante la falta de programas públicos para orientar a los jóvenes en temas de sexualidad, una organización juvenil en Paraguay busca en medio de la pandemia proporcionar información segura y confiable.

No es ninguna novedad la gran falta de Educación Sexual Integral (ESI) en Latinoamérica, motivo por el que miles de adolescentes y jóvenes carecen de información confiable y científica con enfoque de género.

Esta situación se agudizó más aún durante la cuarentena, donde muchos evitan ir a los centros de salud para recibir planificación familiar por temor a contagiarse o ya no acuden a espacios de socialización, sean escolares o comunitarios, encontrándose más vulnerables y con menor acceso a información segura sobre sexualidad.

PUEDES VER Ni se ‘homosexualiza’ ni es hablar solo de sexo: siete falsos mitos sobre la educación sexual integral

Ante este panorama, la organización Somos Pytyvõhára lanzó una línea telefónica de escucha y orientación para que adolescentes y jóvenes puedan contactarlos en caso tengan dudas, curiosidades o requieran información sobre sexualidad, derechos sexuales y derechos reproductivos.

A través del servicio “ESI de Par a Par”, un equipo de consejeras formadas en sexualidad son las encargadas de brindar información de calidad. “La ausencia de políticas públicas en educación integral de la sexualidad tanto desde los espacios formales como los informales hace que los adolescentes y jóvenes no cuenten con información confiable, científica y laica, con enfoque de género y de derechos humanos”, critican los jóvenes.

La meta desde hace 9 años del colectivo es apelar a tener educación sexual integral como política pública, pero que debido a su carencia apuestan por generar espacios donde proporcionen información confiable con enfoque de género en escuelas u otros lugares.

“Hoy se dificulta tanto el encontrarnos y el poder generar espacios de acercamiento, que empezamos a repensar en cómo seguir conectados para hablar sobre sexualidad y derechos sexuales y reproductivos”, acota Cintia Escurra, miembro de Somos Pytyvõhára en diálogo con Independiente.

¿En qué consiste la educación sexual?

La educación sexual integral implica:

- Que se aborde más allá de lo biológico y genital

- Que abarque todas las dimensiones de la persona: el cuerpo, la mente, los afectos y su entorno

- Una educación sin injerencias religiosas ni carga moral

- Con información científica y actualizada

- Que se enseñe que las personas pueden desarrollarse según su identidad

- Que nos permitan disfrutar de nuestra sexualidad y tomar decisiones responsables sobre nuestras vidas.

- Que nos ayude a identificar y prevenir situaciones de violencia y abuso sexual

Lazy loaded component

¿Qué es la educación sexual integral?

La Unesco indica que la Educación Sexual Integral es un conjunto de enseñanzas y aprendizajes “acerca de los aspectos cognitivos, emocionales, físicos y sociales de la sexualidad”, a fin de que niños, niñas y adolescentes tengan capacidades, habilidades y actitudes para cuidar su salud y desarrollarse plenamente.

“Se enfatiza en lo ‘integral’ debido a que la educación sexual por mucho tiempo estuvo enfocada en la abstinencia, y no tomaban en cuenta que la sexualidad la siguen experimentando en el día a día”, explicó anteriormente a La República Carmen Murguía, analista del Programa Adolescencia y Juventud del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) Perú.

Video Recomendado

Lazy loaded component