Educación menstrual para infancias y adolescencias libres de estigmas

Diana  Bueno

diana.bueno@glr.pe dianabueno199

28 May 2020 | 11:37 h
La menstruación sigue siendo la innombrable, la sangre de la que aún las escolares sienten vergüenza y temor de hablar libremente de ella. Ilustración: LR.

En el Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer, desmontamos algunos de los mitos sobre el sangrado menstrual.

“Estábamos en educación física, estábamos corriendo, y ella fue a sentarse porque le estaba doliendo. Después le pidió permiso a la profesora para irse al baño y al momento de pararse estaba toda manchada [por su menstruación]. Mis compañeros se empezaron a burlar”, relata una adolescente de Ucayali de 16 años.

Su compañera, en aquel entonces, no había previsto que su menstruación llegaría mientras se encontraba en el colegio, por lo que ni bien manchó su uniforme, los alumnos empezaron a reírse: “está con su bandera”, decían. Ella agachaba su cabeza y no podía evitar sentir vergüenza. Después de ese episodio, la menor se ausentó dos días.

Este no es un episodio aislado. El 37% de las adolescentes en Perú señala haber faltado a la escuela por estar menstruando, según el estudio “Retos e impactos del manejo de higiene menstrual para las niñas y adolescentes en el contexto escolar”, elaborado por el Instituto de Estudios Peruanos (IEP) y Unicef.

PUEDES VER ¿Por qué y cómo la cuarentena afecta el ciclo menstrual?

Mariel Távara, representante de Somos Menstruantes —proyecto peruano que promueve la educación menstrual en niñas y adolescentes— asegura que existe un miedo tan común entre ellas: el temor a macharse con su sangre menstrual y ser víctimas de las burlas de sus compañeros. Por esa razón, es que señala que las menores prefieren no hablarlo y, menos con los chicos, ya que es un tema “privado”.

"Todas nos dicen que cuando se comparte una toalla higiénica, nunca se lo pasan como si estuvieran prestándose un lapicero, sino siempre a escondidas. ¿Por qué? porque es ‘algo privado’”, declara Távara para La República.

Por eso, en el estudio del IEP se encontró que, además de los malestares físicos y emocionales que sienten las alumnas menstruantes, también afirman que la incomodidad en la escuela se debe a las bromas o burlas que han escuchado por parte de sus compañeros varones.

menstruación estigamas

En esta misma línea, Carolina Ramírez, psicóloga y educadora menstrual, se atreve afirmar que los colegios no son lugares seguros para menstruar porque hasta ahora prevalece el tabú social y la imposición de la sociedad acerca de un cuerpo amenstrual, ese que no deja rastro del flujo rojo y es “limpio”.

“Por razones como la falta de insumos para la gestión menstrual, malestar físico, miedo a mancharse, creencias religiosas, desinformación y tabúes, miles de niñas y adolescentes faltan a la escuela cuando están menstruando”, precisa Ramírez.

Falsos mitos sobre la menstruación

La psicóloga Mariel Távara cuenta que, luego de dictar varios talleres de educación menstrual en Lima, Chiclayo, Arequipa, Puno, Cusco y otras ciudades, ha identificado cuáles son los mitos que existen alrededor de la menstruación.

1. La menstruación que se expulsa cada mes es una sangre mala y sucia

La experta en educación menstrual sostiene que existe una directa relación entre la menstruación, suciedad e impureza. Por eso, mientras más se asocia esta sangre con lo sucio, la necesidad de higiene aumenta y, con ello, el uso de productos que ayuden en la limpieza.

“Para nuestra vulva hay muchos productos como desodorantes, pañitos húmedos o lavados vaginales. Es como si nos dijeran que nuestro cuerpo está sucio y que tiene que oler a determinado perfume”, advierte.

Lazy loaded component

Pero, ¿cuál es el origen de este estigma social? De acuerdo a la investigación de la app Clue, el padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, dijo que era por el miedo que el ser humano sentía por la sangre. Luego, en 1963, el antropólogo estadounidense Allan Court argumentó en 1963 que el tabú comenzó, en parte, porque los primeros humanos descubrieron que la sangre menstrual estaba sucia.

Por su parte, el historiador Robert S. McElvaine creó el término síndrome no menstrual en el año 2000 para describir la “envidia reproductiva”, que habría impulsado a los hombres a estigmatizar la menstruación y dominar socialmente a las mujeres por estos no tener la capacidad biológica de procrear.

Del mismo modo, no se puede dejar de mencionar que la religión ha contribuido mucho en alimentar el estigma de impureza alrededor del sangrado menstrual.

“Es dañina, así que manténganse alejados de las esposas durante la menstruación. Y no se acerquen a ellas hasta que estén puras” (Corán 2:222).

“Cuando a una mujer le llegue su menstruación, quedará impura durante siete días. Todo el que la toque quedará impuro hasta el anochecer” (Levítico 15, Biblia).

2. Cuando se menstrúa se deja de ser niña para ser una “mujer”

Falso. Según la experta, algunas de las peores frases que se le puede decir a una niña o adolescente que experimenta su primera menstruación o menarquía es “te hiciste una señorita” o “ya eres toda una mujer”, ya que generan confusión y no responden las dudas sobre el tema, y más bien perpetran estereotipos de género.

“El hilo conductor de este discurso es el desconocimiento sobre el cuerpo y el deseo de ejercer el control sobre un proceso tan natural, y de la mano de ese proceso, querer ejercer un control sobre la sexualidad”, explica.

View this post on Instagram

¡Es menstruación! En nuestras actividades (tanto presenciales como virtuales), constatamos que la menstruación ha sido "la innombrable" de nuestras vidas. Invisible en su color, con los comerciales que la hacen ver azul, silenciada y negada, llamándola con distintos sobrenombres. Esto nos hace pensar en "lo que no se nombre, no existe". Así, se nos ha cargado de vergüenza y se ha negado su poder, nuestro poder. No nombrarla ni mostrarla, es parte del estigma de la vergüenza que acompaña a quienes menstruamos, ése con el que crecemos y que hay que sacudirnos con #EducacionMenstrual. Hablemos de menstruación y ciclicidad, en nuestros términos, sin prejuicios y en libertad. Con esta gráfica de @jb_patito les compartimos algunos de los nombres más frecuentes que hemos escuchado de las/es niñas/es y adolescentes en nuestros talleres y otras actividades. Y tú ¿con qué otro nombre la llamas(te)? • • • #SomosMenstruantes #EducacionMenstrual #educacionmenstrualporamericalatina #SomosDiversxs #SomosCíclicxs

A post shared by Somos Menstruantes (@somosmenstruantes) on

3. La menstruación como el causante de un posible embarazo

Falso. En la investigación hecha por el IEP, se halló que el consejo más común que tuvieron las adolescentes que experimentaron su menarquía, es que desde ese momento, deben “cuidarse de los chicos" porque ya podían quedar embarazadas. Por eso, estas mencionaron en las entrevistas que los adultos les dicen que “no tiene que estar andando en la calle”.

No obstante, la representante de Somos Menstruantes hace hincapié que esta es parte de la gran desinformación que existe alrededor del periodo menstrual, pues no significa que por menstruar las menores automáticamente tengan ganas de tener relaciones sexuales o se dé, por hecho, que van a tener un embarazo.

tabú sobre menstruación

PUEDES VER “Vino Andrés”, “el vampiro”, “Juana la Colorada” y otras formas de llamar a la menstruación en Latinoamérica

4. Algunas actividades quedan restringidas con la menstruación

Falso. Hasta la fecha, muchas mujeres creen erróneamente que hacer, por ejemplo, actividad física y bañarse pueden ser perjudiciales para los días en que menstrúa. Por ello, es que de acuerdo a Távara, la menstruación es considerada de forma errónea como una enfermedad que imposibilita el hacer ciertas actividades; sin embargo, afirma que es debe ser tratada como un proceso natural y saludable para todas.

Del mismo modo, algunas mujeres creen que es malo tener relaciones sexuales durante aquellos días rojos, cuando realmente aún menstruando puedes seguir disfrutando de tu sexualidad con responsabilidad.

tabú sobre menstruación

5. Las mujeres se vuelven histéricas y emocionales a causa de la menstruación

Falso. “Déjala tranquila porque seguro está en sus días” es una de las tantas frases machistas que, seguramente, muchas habrán oído desde que menstrúan. Si bien los niveles de las hormonas varían en cada ciclo menstrual y provocan algún cambio en un alto porcentaje de las mujeres, no significa que todas cumplan con el mandato y, que no sea tolerable y controlable.

Educación menstrual

Debido a que las personas con úteros menstrúan más de la mitad de su vida, Mariel Távara enfatiza en la importancia de la educación menstrual, a fin de construir infancias y adolescencias libres de estigmas y estereotipos. Asimismo, señala que contribuye con el empoderamiento de las personas menstruantes, a través del autoconocimiento, la autoexploración y la apropiación de nuestros cuerpos.

educación menstrual

Video Recomendado

Lazy loaded component