“Vino Andrés”, “el vampiro”, “Juana la Colorada” y otras formas de llamar a la menstruación en Latinoamérica

La menstruación es aún hoy en día un tabú, motivo por el cual muchas mujeres sienten verguenza de hablar de ella con total naturalidad. Créditos: difusión.

En el mundo existen alrededor de 5000 maneras de llamarle al periodo menstrual, según una encuesta realizada por la app Clue. Pero, ¿qué hay detrás de los eufemismos usados por muchas mujeres?

La República
17 Mar 2020 | 20:08 h

Los eufemismos en español para hablar de la menstruación son muchos: “me vino”, “estoy enferma” o “vino Andrés” son algunas de las frases que seguramente alguna vez lo has dicho o escuchado. Lo cierto es que estas son solo algunas de las 5000 formas que existen para llamarle al periodo menstrual.

Así lo dio a conocer la aplicación móvil de salud femenina, Clue, y la Coalición Internacional de Salud de la Mujer, los cuales entrevistaron a 90 000 mujeres en 190 países, y recogieron un centenar de eufemismos sobre la menstruación.

PUEDES VER ¿Cómo tener una menstruación sostenible? [VIDEO]

Al menos en América Latina hay más de 20 formas de referirse al flujo menstrual. Pero, ¿por qué ocurre esto?

Menstruación: Tabú y vergüenza

El término ‘menstruación’ proviene del latín menstruus (menstruo), la cual “se vincula al carácter cíclico de la Luna porque se produce aproximadamente cada 28 días, en correspondencia con la duración del período lunar y a la regularidad mensual de ambos ciclos”, precisa el libro Cosas de Mujeres, de la psicóloga especializada en género Eugenia Tarzibachi.

Lazy loaded component

A pesar de ser una parte natural del ciclo reproductivo, el concepto está cargado de una profunda contradicción: es sinónimo de fertilidad pero también de vergüenza.

“La menstruación está muy relacionada con el proceso reproductivo, como la preparación para la maternidad, pero ese nido que está esperando algo que no ocurrió, esa sangre que queda, es un desecho. Entonces es algo repulsivo, asqueroso, vergonzante y sucio”, declara Tarzibachi a BBC Mundo.

“Estas son dos dimensiones íntimamente relacionadas”, enfatiza.

¿Por qué existe vergüenza?

Para la psicóloga, esto se debe a que el cuerpo masculino - ese que no menstrúa - ha sido el eje de la sociedad desde tiempos inmemorables, en el que la menstruación ha sido vista más como una patología.

Es así que esta vergüenza es la respuesta del “tabú social” que estuvo y sigue estando presente, señala la experta en género. Por ello, cada vez que el flujo menstrual se presenta, preferimos hacer como si no existiera llamándolo con “microgestos”.

“No solo se trata de no poder llamar a las cosas por su nombre, sino también de (la vergüenza de) tener que pedir públicamente una toallita o un tampón, o tener que llevarlo de manera escondida al baño para cambiarse”, explica.

PUEDES VER Liberación menstrual

Además, la estigmatización sobre la menstruación está relacionada a la religión, ya que el Corán y la Biblia la asocian con la impureza.

“Cuando a una mujer le llegue su menstruación, quedará impura durante siete días. Todo el que la toque quedará impuro hasta el anochecer” (Levítico 15, Biblia).

Revolución menstrual. Cartel levantado en la marcha de Ni Una Menos en Argentina en 2017. Créditos: Twitter.

Formas de llamar a la menstruación en América Latina

La prima roja

Pancho

La Luna

Andrés (el que viene una vez por mes)

La monstruación

Cosas de niñas/chicas

Descongelar el bistec

Caperucita roja

Indispuesta

La regla

Estar del tomate

Tus diablos

Estar "mala/sonada"

La colorada

Me bajó/me vino

Mestru

Semáforo rojo

Chapulín colorado

El vampiro

Huele a pescado

Estoy en esos días

Juana la Colorada

Me cantó el gallo

Me vino la que te conté

Video Recomendado

Lazy loaded component