Edmundo Cruz: El reportero de La República que ya es una leyenda del periodismo | FOTOS

Reserva moral. Recibió ayer el Premio Fundación Gustavo Mohme Llona a la Trayectoria Periodística, en reconocimiento a su ejemplar desempeño profesional. Fue el directo responsable de grandes destapes, y su trabajo y legado son una inspiración para todos los que ejercen la labor periodística. A partir de ahora se dedicará a sus proyectos personales. “Seguiré escribiendo e investigando”, anunció. A la ceremonia asistieron sus colegas y amigos.Homenaje al maestro

Reserva moral. Recibió ayer el Premio Fundación Gustavo Mohme Llona a la Trayectoria Periodística, en reconocimiento a su ejemplar desempeño profesional. Fue el directo responsable de grandes destapes, y su trabajo y legado son una inspiración para todos los que ejercen la labor periodística. A partir de ahora se dedicará a sus proyectos personales. “Seguiré escribiendo e investigando”, anunció. A la ceremonia asistieron sus colegas y amigos.Homenaje al maestro

Un justo homenaje a una carrera impecable. Edmundo Cruz, el viejo reportero, recibió ayer el Premio Fundación Gustavo Mohme Llona a la Trayectoria Periodística, un reconocimiento a su ejemplar desempeño profesional, plasmado en sus reportajes, en sus investigaciones.

En la Casa O'Higgins, en el Centro de Lima, amigos y colegas de La República se juntaron para aplaudir a alguien que se ganó –palabra a palabra– el respeto unánime. Cruz ayudó a dignificar la profesión del periodista.

“Solo los valientes se enfrentan al inframundo armados de una pluma”, dijo Claudia Cisneros, quien ayer ofició de maestra de ceremonias. 

La frase resume perfectamente el trabajo del homenajeado. 

EMOCIÓN

Edmundo Cruz recibió su premio de manos de Stella Mohme Seminario, presidenta de la fundación. El reportero tomó la palabra. Su voz reflejaba emoción. 

Stella Mohme hizo antes un resumen de la labor cumplida por la Fundación en su primer año, de los objetivos que se han trazado para seguir impulsando el legado de Mohme Llona, que fue un defensor de las libertades, de la democracia y de la libertad de expresión. Explicó que la Fundación se siente honrada de entregar su Premio a la Trayectoria Periodística a Edmundo, un periodista que es un ejemplo para las actuales y futuras generaciones de los hombres de prensa. 

LA VOZ DE EDMUNDO

“No todos tienen la suerte de un reconocimiento así, lo comparto con mis colegas”, fueron sus primeras palabras. Agradeció a la Fundación Gustavo Mohme Llona por el impulso que viene dándole a la capacitación de los periodistas fuera de Lima. El propio Cruz participa en dicho esfuerzo, dictando talleres y enseñando, cual maestro, lo que sabe a nuevas generaciones.

Evocó, también, la figura de Gustavo Mohme Llona, el excongresista y fundador de La República. Recordó, sobre todo, la capacidad de trabajo que aquel demostraba, repartiéndose entre el quehacer político y el periodístico. “Siempre le preguntaba cómo hacía”, relató.

Pasó luego a realizar un breve repaso de su labor en el periodismo. Si alguien tiene mucho material para contar, es justamente él. 
Rememoró, por ejemplo, cómo fue que un agente del grupo Colina lo contactó para ofrecerle información decisiva, que permitió la investigación del profesor y los estudiantes de la Universidad La Cantuta asesinados en 1992. 

Cruz siempre le preguntaba a su fuente qué lo había llevado a hablar y compartir lo que sabía. Esta persona –cuyo nombre permanece oculto– nunca pidió gran cosa a cambio, salvo un favor muy pequeño en comparación de la magnitud de lo revelado. 
Esto le hizo entender al reportero que siempre, incluso “en los sitios más perversos, puedes encontrar gente con principios, gente honesta”. 

Otro momento tan interesante como aleccionador fue cuando rememoró su encuentro en Miami con la exagente del Servicio de Inteligencia del Ejército, Luisa Zanatta. 

Ella convocó a tres medios para entregar información muy sensible sobre el accionar del régimen fujimorista. La ex agente solo puso una condición: que los tres salieran con la publicación al mismo tiempo –un día miércoles–, para no perjudicar importantes trámites que venía realizando en Estados Unidos referentes a su residencia. 

El punto es que uno de los periodistas no cumplió con el pacto y se adelantó. Cruz, en cambio, a pesar de que en el diario le pedían publicar de una vez, se empeñó en respetar el compromiso.

Tiempo después recibió una llamada de la propia Zanatta. Le entregó un documento histórico: el primer registro fotográfico de uno de los centros de escucha telefónica. 

“El acuerdo con las fuentes, es una ley”, señaló Cruz.

UNA VIDA DE PRIMICIAS

Edmundo Cruz ingresó a La República cuando se le cerraron otras puertas. Y en este diario destapó varios casos, como recordó su director, Gustavo Mohme Seminario

"Edmundo llegó a La República cuando más se le necesitaba. Pasaba largas horas con mi padre, relatándole lo que había encontrado en sus investigaciones", sostuvo.

Mohme, presidente de la SIP, le expresó también el efusivo saludo de esta institución y le reafirmó que las páginas de La República seguirán abiertas para seguir publicando las investigaciones que desarrolle en el futuro. 

Gracias a Cruz, el país supo de casos como los "vladipolos" y del espionaje telefónico. Fue quien halló las fosas de Putis, con más de un centenar de víctimas. Uno de sus últimos trabajos de largo aliento fue sobre el ex alcalde de San Juan de Lurigancho Carlos Burgos, quien mintió en su hoja de vida. 

El maestro comentó ayer que ya sentía que era el momento de dedicarse a proyectos personales. "Fue una decisión dolorosa decir adiós al diario", admitió. 

Eso sí, aseguró que seguirá en el empeño de investigar, de escribir, de hacer lo que mejor sabe: buen periodismo. 
Sus palabras finales estuvieron cargadas de optimismo por los nuevos periodistas que van apareciendo –en La República y en otros medios–, a quienes pidió especial atención frente al grave reto que suponen para el país las bandas criminales organizadas. 

"El periodismo es un trabajo hermoso”, dijo Cruz. 

Cuando concluyó, los aplausos se prolongaron por un tiempo largo. El maestro ha dejado un encargo a los que vienen detrás de él: dignificar la profesión de periodista, como él lo hizo.

CLAVES

Edmundo Cruz nació en Negritos, Piura.  Su padre se preocupó mucho de que estudiara matemática para que se convirtiera en ingeniero, pero terminó optando por el periodismo cuando estaba en el colegio.

Comenzó a hacer periodismo en La Prensa, en Unidad y El Mundo. Ricardo Uceda fue quien lo llevó a la revista Sí, en donde destapó, junto con otros colegas, el caso de los asesinatos de la universidad La Cantuta, perpetrados por el grupo Colina. 

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO