Testigos confirman pagos para acceder a conmutación de pena e indulto presidencial

Plataforma_glr
18 Ago 2015 | 20:28 h
Exreclusos Henry Cutipa Paricahua y Marco Gálvez Tello revelan cómo se negociaban las conmutaciones de pena y las pagos que se realizaron. Afirmaron que el ilegal sistema funcionó mientras Aurelio Pastor y Miguel Facundo Chinguel estuvieron en el Ministerio de Justicia. 
Con claridad y contundencia en su versión de los hechos. Así se expresaron ayer el testigo Henry Abel Cutipa Paricahua y el colaborador eficaz Marco Gálvez Tello, al presentarse a declarar ante el tribunal colegiado que dirige el juicio de los narcoindultos, en la sede judicial del penal de Piedras Gordas 1, en Ancón.
 
Ambos ratificaron que los indultos y conmutaciones de pena durante el segundo gobierno del ex presidente Alan García Pérez estaban condicionados a una retribución económica.
 
La conmutación de pena al narco eslovaco Eugene Csorgo  (a) "El Primo" costó 15 mil dólares, mientras que a uno de los capos del narcotráfico peruano, Herless Díaz Díaz, le solicitaron 100 mil dólares, confirmaron los declarantes.
 
Henry Cutipa precisó que los presos de escasos recursos económicos y con enfermedades terminales pocas veces accedían a indulto humanitario.  "En los pocos casos que se dieron indultos humanitarios, los beneficiarios ya habían muerto", afirmó.
 
Por su parte, Marco Gálvez subrayó que cuando Aurelio Pastor y Miguel Facundo Chinguel dejaron el Ministerio de Justicia, por el escándalo del indulto concedido al empresario José Enrique Crousillat López Torres, las conmutaciones a presos por narcotráfico se congelaron, dejaron de fluir.

Delegado jurídico

La quinta audiencia del juicio de los narcoindultos duró casi seis horas, desde las 9:30 de la mañana hasta las 3:20 de la tarde, con un receso de 15 minutos, para que los asistentes pudieran comer alguna galleta y mover las piernas. Algunos, los más veloces, aprovecharon para almorzar en el restaurant del penal.
 
El primero en declarar fue Henry Abel Cutipa Paricahua, hasta la audiencia anterior uno de los coacusados en este juicio. Cutipa se acogió a sentencia anticipada, admitió los cargos y recibió una sentencia de 9 años y cinco meses de prisión. Entonces, pasó a condición de testigo. 
 
El primero en interrogar fue el fiscal supraprovincial Walter Delgado, luego el procurador Joel Segura y luego los abogados de la defensa, comenzando con el defensor de Facundo Chinguel, Benji Espinoza Ramos. 
 
Henry Cutipa comenzó  respondiendo que cumple una condena de 20 años de prisión en el pabellón No 7 del penal de Lurigancho. Allí dirigió una bodega y, luego, un restaurant en el interior del penal.
 
Desde el 2005, por elección, fue delegado  jurídico del pabellón No 7 y, entre el 2010 y 2011, por recomendación y designación, delegado jurídico de todo el penal.  En su condición de delegado se relacionó con los miembros de la Comisión de Gracias Presidenciales e Indultos Humanitarios que presidió Miguel Facundo Chinguel y vivió los eventos que declaró al tribunal.
 
Cutipa indicó que a fines del 2009, Rafael Agurto Chihuán lo buscó para que le ayude a ubicar al recluso Marco Gálvez Tello. Agurto, ex delegado jurídico de Lurigancho, le dijo que traía un mensaje del "tío", apelativo con el que se referían  a Facundo, para coordinar la conmutación de "El Primo", el apelativo de Eugene Csorgo.

Hasta 15 mil dólares

Cutipa precisó que esa fue una primera reunión de deshielo, a la que siguieron llamadas por teléfono, mensajes de texto y correos electrónicos. El testigo indicó que en esa época, que los presos tuvieran un celular solo era una falta, por lo que muchos tenían equipos de comunicación.
 
Agregó que hasta ese momento las conmutaciones suponían disminuir la pena en un tercio de la condena, pero Csorgo exigió que su sanción  se rebaje en nueve años. Agurto le contó que la libertad de Csorgo estaba condicionada al pago de 15 mil dólares.  
 
En marzo del 2010, Eugene Csorgo logró la conmutación de su pena, tal como lo había pedido: de 15 años se rebajó a 6 años, que era el tiempo que tenía en prisión. En los días siguiente, relató Cutipa, Agurto lo llamó por teléfono para exigir que se cumpla con el pago acordado. Csorgo salió libre en junio, luego de que cumplió con pagar.
 
Henry Cutipa refirió que Marco Gálvez le hizo entrega de un primer pago de 4 mil dólares. De ese dinero, recibió mil dólares y Agurto Chihuán se llevó el resto del dinero diciendo que era para el "tío", es decir Facundo Chinguel. Luego hubo otros dos pagos.

Sube el precio

La liberación de Csorgo generó expectativa en el penal, subrayó Cutipa. El israelí Zeen Chen y el polaco Wiecek Jacenty Maciej fueron de los primeros interesados, y pagaron dos mil dólares cada uno para iniciar los trámites. Zeen Chen estaba dispuesto a pagar 50 mil dólares por su libertad.
 
También se interesó Herless Díaz, condenado a 30 años, como uno de los cabecillas del clan Los Norteños. Pero ninguno uno de ellos logró salir libre. Por esos días se produjo la salida de Aurelio Pastor Valdivieso y Miguel Facundo Chinguel del Ministerio de Justicia. 
 
Tras la declaración de Henry Cutipa, le tocó el turno al colaborador eficaz 006-2013. Este iba a declarar con identidad protegida, tras una luna y con la voz distorsionada. Pero luego accedió a revelar su identidad. Era Marco Gálvez Tello, también ex recluso del penal de Lurigancho.

Colaborador eficaz

Marco Gálvez fue inicialmente el colaborador eficaz No 01-2013, pero luego de que el ex ministro Aurelio Pastor reveló su nombre, la fiscalía se vio obligada a cambiar su clave al  No 006-2013 para proteger su integridad física.
 
Gálvez relató que estuvo en prisión por estafa, cumpliendo una condena de cinco años de prisión. Refirió que conoció a Aurelio Pastor y su asesor José Marrufo el 2005,  cuando dirigía el diario "Al día" en la región San Martín y que apoyó al dirigente aprista en las elecciones del 2006.
 
Estando en prisión y aprovechando una visita de Aurelio Pastor al penal de Lurigancho, Marco Gálvez dice que se le acercó y le solicitó hablarle de "un tema". Pastor le contestó, refirió, que se comunicara con Marrufo, su asesor congresal, y así lo hizo.
 
Gálvez llamó por teléfono a Marrufo y le dijo que tenía un primo que estaba dispuesto a pagar por su conmutación de pena. El asesor de Pastor habría contestado que se comunicaría con las personas y que estos lo buscarían.
 
En estas circunstancias, respondió el colaborador eficaz, se produjo la visita de Henry Cutipa y Rafael Agurto a su pabellón en el penal de Lurigancho, antes referido. "El tío me dice que tienes un primo que necesita apoyo", se habría presentado Agurto, y Gálvez le refirió el caso de Csorgo.
 
La conmutación de Csorgo se produjo el 5 de marzo, y entonces se realizaron los pagos. Los cuatro mil iniciales a través de Henry Cutipa y el resto, a través de transferencias bancarias o retiros de una cuenta facilitada por su amiga  Arracelli Ugaz Murga.
 
 Ante una pregunta del procurador, Gálvez indicó que los beneficiarios de las conmutaciones sirvieron de portátiles en eventos políticos del Partido Aprista Peruano. 

Testimonios irán a investigación a Aurelio Pastor 

El procurador Joel Segura  indicó que las declaraciones de estos primeros testigos en el juicio de los narcoindultos serán agregadas en la investigación al ex ministro Aurelio Pastor, en la fiscalía de la Nación. Pastor es investigado por separado, por su condición de ex ministro de Estado.
 
"Las declaraciones de estos testigos son muy importantes, y lo que han dicho guarda relación con otros datos obtenidos en la investigación", refirió el procurador.
 
El levantamiento del secreto de las comunicaciones realizado por la fiscalía determinó mensajes de texto intercambiados entre el teléfono de Marco Gálvez y el de José Marrufo. También se identificaron llamadas entre Marrufo y Miguel Facundo Chinguel, en la misma época.
 
El expediente de Csorgo no cuenta con la solicitud del interno para la conmutación de su pena, el acta de Junta Penitenciaria solo cuenta con dos de las tres firmas necesarias, no cuenta con la constancia de estudios o trabajo del interno dentro del penal. 
 
La conmutación de pena de Eugene Csorgo fue aprobada por el ministro Aurelio Pastor el 20 de febrero del 2010, primero de 15 a 8 años de prisión y luego, tal como lo había pedido Csorgo, de 15 años a solo 6 años.

Claves

Continúa. La siguiente audiencia del juicio por los narcoindultos fue programada para mañana jueves, 20 de agosto, a partir de las 9:00 de la mañana. 
 
Testigos. Para este jueves está prevista la declaración de Wolfenson Ríos Vela,  Jhony Roca del Águila y William Pedro Soini Sandoval, ex reclusos que colaboraron y prestaron seguridad a la comisión de indultos.
 
Video. Estos testigos residen en provincias, por lo que en caso de no poder venir a Lima para declarar, en una próxima audiencia se les interrogaría vía teleconferencia. La defensa de Miguel Facundo Chinguel insistió en interrogarlos en persona.