Aldo Panfichi sobre la campaña: Rescato la "reserva democrática" de la sociedad

Plataforma_glr

@larepublica_pe

22 Jun 2011 | 21:51 h

Mientras Ollanta Humala es proclamado Presidente del Perú por el Jurado Nacional de Elecciones, muchos se preguntarán qué enseñanzas pudo dejar esta campaña, llena de variantes y sustos. Aldo Panfichi , sociólogo y analista político, se refiere aquí algunos recuerdos de la misma, y señala expectativas para el futuro.

José Miguel Silva @jomisilvamerino

Si Ollanta Humala decide cumplir el convenio 169 de la OIT, y acepta lo que digan las comunidades, que se oponen mayormente a las inversiones…¿podría el desarrollo de la economía peruana estar en riesgo?

Si leemos con precisión que este documento se especifica que no es vinculante. Es un efecto de consulta, importante, pero pensar que a través de esta consulta se rechace una inversión privada, no es factible, lo que sí puede haber, es que los movimientos sociales desborden las consultas y vayan más allá de la minería en general. Allí sí habrá un gran problema para Humala. En ese caso deberá usar el capital político que hoy tiene para buscar treguas en ambos lados. Puede usar la presión de los movimientos sociales para que los inversionistas cedan un poco.

No es vinculante, claro, pero Humala ha dicho que aceptará lo que digan las comunidades, así se opongan.

Son temas complicados para el próximo gobierno. Por un lado debe aceptar la voluntad de los pueblos que votaron mayoritariamente por él. Debe cumplir sus promesas. Pero por el otro lado hay compromisos asumidos, inversiones comprometidas, lobbys de los poderes fácticos, de los bancos y de las organizaciones internacionales. Tendrá que hacer honor al otro lado, al que pide respeto a las reglas. ¿Cómo podrá cumplir con los dos lados? Difícil. Lo que él necesita es mover a los jugadores a posiciones más flexibles, para poder lograr acuerdos. ¿Cómo lo hace? Su capital y manejo político como únicas garantías. Necesita cambiar el escenario.



¿Cómo se puede gobernar un país teniendo a Lima, el mayor eje de desarrollo a nivel nacional, en contra, al menos teniendo en cuenta el resultado electoral?

Creo que esa es una imagen de hace quince días. ¿Qué ha pasado en este tiempo, de dónde salió este nuevo apoyo? Esto demuestra que quizás electorado es muy pragmático, porque esos que ahora lo apoyan, y antes a Keiko, podrían significar que no había un voto tan “duro” de la otra candidata. Creo que estas posiciones rígidas, han aminorado. Las élites, por ejemplo, cambiaron rápidamente de discurso. Pasaron del enfrentamiento al intento de copamiento, y de influencia. Si no lo puedes vencer, rodéalo y ponle tu agenda, intentando ponerle ministros o candados.

¿Qué tanto puede indicar el primer gabinete de Humala para ver si finalmente se dejó o no presionar por los agentes económicos que rodearon a Humala?

Ningún gobierno puede tener el éxito sin tener la colaboración del sector privado. Esa es política real. Si cualquier gobierno se enfrenta con el capital, teniendo al capitalismo como único modelo vigente, es como pelear quijotescamente. Tienes que o lograr la neutralidad o finalmente atraer a este sector. Pero yo creo que este sector no es del todo homogéneo. Hay los ejecutivos jóvenes, con una exposición global mayor, tienen más sensibilidad que las viejas guardias, acostumbradas más a la influencia de la hacienda. Además está el sector de la pequeña y mediana industria. Pero lamentablemente, también hay un sector empresarial, que es mayoritario, que carece de una visión de país, y tiene una visión de corto plazo que solo busca “cuidar el negocio”. No obstante, yo creo que si bien se le va a conceder algo al sector privado, este gabinete expresará lo que es Gana Perú.

Humala bordeó el treinta por ciento en las dos últimas elecciones presidenciales ¿Por qué el mapa político del 2006 es similar al del 2011, no se avanzó nada en cinco años?


En el 2006 primero fue la elección presidencial y luego las regionales. Humala sacó un alto porcentaje, pero su partido, en las regionales, tuvo una derrota estrepitosa en esas elecciones. Mientras que en estas elecciones el orden fue diferente. Primero fueron las regionales, y luego la presidencial. Muchos criticaron que Ollanta no lace candidatos en las regiones, yo mismo lo hice. A la luz de los resultados, la estrategia de Humala fue correcta. Él dijo, no me expongo a perder, miro quien gana en las regiones y luego construyo alianzas. Fue más lúcido empezar a hacer alianzas, ofreciendo cupos, para llegar a esto. Lo que no hizo Keiko. Creo que en este periodo, Gana Perú aprendió. Todos reconocen a los brasileros, pero también hay una parte del equipo peruano, que se expresa en esta construcción de alianzas que permitió que Ollanta permitiera repetir el voto regional, pero lograr avanzar en el norte e incluso en Lima.

¿Cuál fue el mensaje principal que le dejó esta campaña presidencial?

Yo creo que la principal enseñanza, para mí, es la reserva democrática de la sociedad peruana que aparecía muy debilitada. La derrota de Keiko es parte de un movimiento pro-democrático, y anti-autoritario, que a pesar de las incertidumbres con Ollanta, comprendió que volver al pasado fujimorista era una derrota en general. Hasta muy pocas horas antes de la última elección, todo indicaba que Keiko iba a ganar. La reserva democrática de la sociedad peruana se expresó dándole la victoria a Ollanta Humala, pero finalmente con un voto contra los medios, los grupos de poder económico, e incluso de Lima.