VIRUELA DEL MONO - Argentina confirma su primer caso sospechoso

Entre sumas y restas, ¿cuánto pierde el Ejecutivo por las críticas de Aníbal Torres a Velarde?

Para los analistas políticos Gonzalo Zegarra Mulanovich y Jeffrey Radzinsky, el Gobierno de Pedro Castillo sacrifica la confianza que tiene la población con respecto a la continuidad de Julio Velarde, quien a estas alturas representa un activo tanto político como económico.

Julio Velarde representa un activo importante para este Gobierno, coinciden los especialistas consultados por La República. Quien más pierde con la confrontación es la gestión de Pedro Castillo. Foto: Virgilio Grajeda/La República
Julio Velarde representa un activo importante para este Gobierno, coinciden los especialistas consultados por La República. Quien más pierde con la confrontación es la gestión de Pedro Castillo. Foto: Virgilio Grajeda/La República
Miguel Ángel Candia

Haciendo un ejercicio de análisis sobre los pasivos y activos que le dejan al Gobierno de Pedro Castillo las recientes críticas del ministro de Justicia, Aníbal Torres, al director del Banco Central de Reserva (BCR), Julio Velarde, es poco lo que puede rescatarse de forma beneficiosa. Si ambos resultados fuesen puestos sobre una balanza de dos platos, el resultado sería evidente: de un lado, mucho que perder ante una ciudadanía desconfiada de los anuncios poco ortodoxos en materia económica; de otro, solo algunos aplausos silenciosos del bloque más radical de la bancada de Perú Libre.

A entender del analista político Jeffrey Radzinsky, en diálogo con La República, el Gobierno de Pedro Castillo pierde mucho con las airadas críticas de Aníbal Torres. “Sin duda (pierde el Gobierno con las confrontaciones). Poniéndolo de otra manera, ¿qué podría ganar? Un aplauso del ala más radical con la cual igual están fracturados, pero pierden porque critican un activo valorado por los mercados y la ciudadanía”, expresa.

Por su parte, el experto en temas políticos y económicos Gonzalo Zegarra Mulanovich señala que no ve un impacto tan grande en las declaraciones de Aníbal Torres, pero sí que estas contribuyen al deterioro de la imagen de un Gobierno que genera mucha desconfianza a la ciudadanía: “La continuidad de Velarde es la más importante en el sentido que hoy es más relevante que nunca como contrapeso a las eventuales medidas no muy ortodoxas que podrían venir de parte del Ejecutivo. Esto asegura la independencia del BCR y la sensatez de las políticas monetarias”, señaló.

PUEDES VER: Chats de Walter Ayala y José Vizcarra revelan que ya sabían de irregularidades en ascensos

Por otro lado, Aníbal Torres sería el primer afectado por sus propias declaraciones, porque debido al tono peyorativo de su crítica contra Velarde se resquebraja la imagen que proyectaba de ser un ministro sensato. Así lo expresa Radzinsky: “Me parece agresivo, con un intento peyorativo que es repudiable. Me parece que no cabe hablar así de él (Velarde) ni de nadie, menos viniendo de un ministro de Estado”.

En esta misma línea opina Zegarra Mulanovich, quien considera que lo airado de la crítica afecta a la reputación del Gobierno y no tanto a Julio Velarde, quien al ya haber sido ratificado al frente del Banco Central de Reserva está seguro. “En otras circunstancias podría leerse como una amenaza, pero en este caso no”, explica.

Después de días de conversaciones, Julio Velarde aceptó continuar como director del Banco Central de Reserva. Ratificación era esperada por gran parte de la ciudadanía. Foto: Presidencia

“Lo que no es sensato es la malcriadez. No le puede estar diciendo ‘gordito’ o cosas así. Es como que una de las últimas esperanzas del Gobierno se pierde. Este Gobierno tiene tal cantidad de pasivos que no parece significativo (el impacto de sus declaraciones), pero sí le quita unos puntos al activo reputacional del Gobierno”, expresó.

PUEDES VER: La República cumple 40 años al servicio de la verdad y del Perú

Críticas de Aníbal Torres a Julio Velarde

El último fin de semana, el ministro de Justicia, Aníbal Torres, se refirió al presidente del Banco Central de Reserva (BCR), Julio Velarde, quien anteriormente había criticado la ley para limitar intereses y evitar la usura bancaria, y señaló que, si no le gustaba lo que estaba diciendo, podía dar un paso al costado. Torres agregó que la ratificación de Velarde en el cargo por parte del Ejecutivo estuvo condicionada porque su salida podría generar una distorsión en el mercado.

“Si no hacía eso el Gobierno (designar a Julio Velarde como presidente del BCR), entonces viene la presión, pero en término gigantescos; es decir, se distorsiona el mercado, se elevan los precios y escasean los bienes. También tenemos que actuar con prudencia, pero si a este señor no le gusta lo que estoy diciendo también tiene las puertas abiertas para irse”, dijo el titular de la cartera de Justicia a Exitosa.

Críticas de Aníbal Torres hacia Julio Velarde no han sido bien tomadas por buena parte de las bancadas del Congreso y los expertos en materia económica y política. Foto: composición La República

¿Cómo queda Pedro Francke con declaraciones del ministro Torres?

Si bien el llamado a pronunciarse sobre una continuidad de Julio Velarde al frente del BCR debería ser el ministro de Economía, Pedro Francke, vimos a un Aníbal Torres ingresando a terreno ajeno, hablando sobre intereses bancarios y la función del Banco Central de Reserva. Según Gonzalo Zegarra Mulanovich, lo mejor que puede hacer el titular del MEF es guardar silencio, ya que si apoya o rechaza las declaraciones del ministro Torres solo pierde el Gobierno.

PUEDES VER: Colaborador vincula a Fuerza Popular y Keiko Fujimori con los reyes de la pesca

“No es lo ideal, pero en estas circunstancias creo que lo mejor que ha podido hacer es lo que hizo, quedarse callado. Evidentemente no puede respaldar las opiniones de Torres porque son imposibles de respaldar por alguien que sepa un ápice de economía y los modales”, explicó.

Por su parte, Jeffrey Radzinsky considera que este impasse generado, más allá de una intervención futura de Pedro Francke, es solo la muestra de un patrón que vienen mostrando los gabinetes ministeriales del presidente de la República, Pedro Castillo, con ministros que se contradicen y se confrontan mutuamente.

“Es un problema recurrente en el gabinete. Cuántas veces se contradicen... Entre los propios miembros del gabinete entran en confrontación. Esto ha sido una constante desde el primer día de gobierno. El señor Bellido confrontaba cuando hubo el cambio en el Ministerio de Relaciones Exteriores, al mismo ministro de Economía, con otros ministros de Estado como Transporte y Educación. Esto afecta la comunicación política y a la gestión como tal”, agregó.