EN VIVO - Últimas noticias sobre el derrame de petróleo de Repsol

Violeta Barrientos: “Han creído que el género es tema pequeño, y eso les puede costar caro”

Entrevista a la poeta, activista feminista y abogada, quien reflexiona sobre el Gobierno y la agenda en violencia contra mujer, género y diversidad sexual. “A Castillo le ha faltado información de estos temas”, sostiene.

Reflexiones. Barrientos advierte que debe comprenderse que hay otra deuda histórica que saldar para transformar el país. Foto: Andina
Reflexiones. Barrientos advierte que debe comprenderse que hay otra deuda histórica que saldar para transformar el país. Foto: Andina
David Pereda

La poeta, activista feminista y abogada Violeta Barrientos reflexiona sobre el Gobierno y la agenda en violencia contra mujer, género y diversidad sexual, considerando los cuestionamientos al primer ministro Guido Bellido, la denuncia de la congresista Patricia Chirinos y el rol del presidente Pedro Castillo.

Hay comentarios machistas y homofóbicos de Bellido antes de ser ministro. ¿Qué nos dice el Gobierno al designarlo?

Que el Gobierno se dice revolucionario, pero no hace revolución. Bellido ha dicho que es campesino, entiende de discriminación y está en el poder para transformar el país. Pero se malentiende el asunto de las mujeres: buscamos justicia e igualdad. Hay tres poblaciones que han sufrido desgaste económico y a quienes se debe reparación histórica: campesinado, afrodescendientes y mujeres. Cuando se habla de transformación, hay que mirar el todo.

Ya como primer ministro, Bellido dice que condena la violencia a la mujer. ¿Qué opina?

No basta decirlo porque parece que no comprende. No se le pasa por la cabeza que con las mujeres se tenga esa deuda como otras poblaciones. Parece que estuviera solo maquillando. El tema de la mujer no es solo de las capitalinas, despierta en la urbe, pero va a llover para todas.

La denuncia de Chirinos fue negada por Bellido alegando que no le tenía confianza como para decirle ‘solo falta que te violen’. ¿Qué opina?

Entonces, si le tenía confianza sí. No se le desea lo peor a la gente. ¿Cómo tomaría que se lo digan a él? Con las mujeres se normalizan normas o gestos. No es así, más viniendo de alguien que representa a un Gobierno.

Algunos, como la presidenta de la Comisión de Mujer del Congreso, restan credibilidad a Chirinos por sus vínculos con políticos cuestionados, como de Chim Pum. ¿Qué le parece?

Se respeta los derechos de todas las mujeres, sea quien sea. Podría decirse si de repente ha mentido, pero Bellido ya tenía rabo de paja. Es fácil prenderse de quien ya se sabe su punto débil. El Gobierno desde que quita cuota a mujeres en el gabinete muestra un flanco débil. Es un retroceso. No vale decir: “Vengo por los campesinos”. Si están las mujeres campesinas también.

Es decir, ¿creen prioridad al campesino y no a la mujer?

Sí, dicen: “La pobreza es primero”, pero la más pobre es la mujer campesina. Pedimos desde la urbe por tener más vocería, pero el beneficio es para todas.

Castillo dice que tendrá más ministras. ¿Qué le parece?

Saludable, pero debe comprender la dimensión del problema. No basta con poner a una ministra u otra, puedo poner a una mujer como poder delegado y la manejan por detrás. Tiene que comprender lo de las deudas históricas y cómo remediarlas.

La ministra de la Mujer planteó que el gabinete pase un taller de derechos de la mujer. ¿Cuánto corregiría la situación?

Es necesario. Lo dicho es símbolo de que hay algo que hacer, pero hace falta reingeniería social, curarnos en condiciones previas que deriven en violencia.

Castillo hablaba contra la ideología de género. ¿Debe pasar por taller o qué hacer?

Claro. Es inteligente y le ha faltado información. Eso no lo hace incapaz de ponerse al día. Debe hacerlo, pues es parte de su revolución, no algo burgués.

Verónika Mendoza levantó banderas de género. ¿Cómo ve su alianza con este Gobierno?

Trataría de impedir la catástrofe desde dentro, pero imagino que si no hay signos de cambio de rumbo, dejará el barco.

¿Puede el Gobierno ser izquierda sin atender agendas de la mujer y diversidad sexual?

La izquierda, como la derecha, tiene matices. La izquierda de transformaciones más profundas considera todo. Siempre hubo diversidad sexual, no cabe esa moralina de izquierda de revolucionario macho, ‘homofobia heroica’. Puede ir a fascista.

Un sector del Gobierno se quedó en esa homofobia...

Sí, claro.

¿Ve signos de un Gobierno más abierto hacia el género y los derechos sexuales?

Tendría que rectificar. Debe depurar gente ligada a corrupción y violencia, y entender el fondo. Han creído que género o sexualidad es un tema pequeño. Eso les puede costar caro.

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.