Esterilizaciones se realizaron bajo coacción de acusación por terrorismo

César Romero

Acusado. Alberto Fujimori dirigió y aprobó el programa de intervenciones quirúrgicas sin consentimiento. Foto: difusión
Acusado. Alberto Fujimori dirigió y aprobó el programa de intervenciones quirúrgicas sin consentimiento. Foto: difusión

Denuncia. Fiscalía sustenta cargos contra Alberto Fujimori y exministros de Salud.

Las víctimas fueron esterilizadas sin informarles del riesgo quirúrgico, sin su consentimiento y bajo coacción de ser acusadas de ser terroristas y traidoras a la patria, sustentó el fiscal Pablo Espinoza al continuar con la presentación de cargos penales contra el expresidente Alberto Fujimori y los exministros Eduardo Yong Motta, Marino Costa Bauer y Alejandro Aguinaga.

El fiscal acusa a Fujimori y a sus exministros de Salud de haber dirigido un programa de esterilizaciones forzadas, especialmente entre mujeres de la sierra y selva peruana, con el objetivo de reducir la natalidad para presentar menos niveles de pobreza. La sustentación de los cargos se realiza ante el juez Rafael Martínez Vargas, con la participación de una traductora al quechua.

Espinoza señaló que se han recogido diversos testimonios en los cuales refieren que a mujeres en la sierra de Piura, Apurímac, Cusco y en las comunidades asháninkas se les coaccionó con el uso de la fuerza pública para someterse a la esterilización, mediante la intervención quirúrgica de ligadura de trompas.

En las comunidades asháninkas se les amenazó con acusarlas de ser terroristas y antipatriotas si no se sometían a la intervención.

Víctimas de esterilizaciones forzadas no recibieron atención médica después de la operación, aseguró fiscal Espinoza. Foto: difusión

En otros casos se les engañó diciéndoles que recibirían alimentos y ayuda del Gobierno para ellas y sus familiares. Anotó que el personal médico no les informaba del riesgo ni de la posibilidad de que pudieran morir, realizando la intervención sin la evaluación previa de riesgo quirúrgico y sin recabar su consentimiento.

El personal de los centros médicos fue presionado a participar en el programa y se les pagaba incentivos económicos, que recibían en una planilla independiente de su sueldo. Se presentó el caso de una enfermera que, en su afán de cumplir la cuota requerida, también se operó.

Las metas planificadas por el Ministerio de Salud se convirtieron en cuotas de mujeres que debían ser esterilizadas en cada localidad. Las esterilizaciones han generado graves secuelas sociales y físicas en las víctimas.

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.