El Tribunal Constitucional como árbitro de los conflictos políticos