Actas que son actos

“Las páginas aparecen en la escritura manuscrita original, clasificadas por periodos dentro de cada gobierno”.

Mirko Lauer
20 Feb 2020 | 6:01 h

Las actas de los consejos de ministros han sido secretos bastante bien guardados en la historia. Ahora se puede acceder a miles de ellas, con debates y decisiones del Ejecutivo, de 1939 a 1990, es decir de Manuel Prado al primer Alan García. Este tesoro de intimidad política desde ayer aparece en http://sisbib.unmsm.edu.pe/Repositorio_ACM/.

Esto ha sido posible mediante un Convenio de colaboración institucional entre el Despacho presidencial y la UNMSM, llevado adelante por el historiador Cristóbal Aljovín y Marcel Velázquez, director general de Bibliotecas y publicaciones de la universidad. Financió la digitalización la Hoover Institution on War, Revolution and Peace at Stanford University.

Aljovín ha informado que el trabajo de clasificación, registro, escaneo y digitalización se realizó en las instalaciones del Palacio de Gobierno, como un servicio para la ciudadanía y los investigadores. Las páginas aparecen en la escritura manuscrita original, clasificadas por periodos dentro de cada gobierno.

Los textos en última instancia son, como era de prever, conversaciones, aunque siempre muy sintetizadas por un secretario de actas. En una revisión somera no hemos encontrado posiciones confrontadas, sino sesiones en las que todo fluye: informes de los ministros, propuestas del presidente, y decisiones tomadas.

Pero a la vez hay que presuponer en muchas de las actas un subtexto, que a partir de ahora los historiadores de la política podrán empezar a desentrañar. Quienes tengan el tiempo y la versación para recorrer con una lupa conceptual las 20,000 páginas, podrán entrar en contacto con algunas variantes en las versiones estándar de hechos conocidos.

Sin duda aparecen las decisiones más importantes de los gobiernos. Pero el espacio lo cubre sobre todo el día a día de la tarea de gobierno, expresado en infinidad de medidas sectoriales menores, pero indispensables para ir ajustando la marcha de la sociedad y el Estado. Cosas que se fueron trasladando cotidianamente al diario oficial.

A veces las decisiones que aparecen pueden ser vertiginosas. La primera acta bajo Manuel Odría, en 1948, está dedicada a la propuesta de una Ley de cortes marciales, y “medidas de seguridad para defender la democracia”. Todo esto a un mes de la sublevación aprista en el Callao y el golpe de Estado de Odría desde Arequipa.