Con este sí, con este no

“En términos generales una alianza natural va a ser entre el FA y el Partido Morado, sus dos decenas de votos conjuntos (hasta este momento) arrinconados en la esquina progresista”.

Mirko Lauer
29 Ene 2020 | 1:46 h

Hay candidatos y candidatas electos que han empezado a conducirse como si estuvieran en un supermarket político, divulgando de entrada con quién se desean aliar y con quién no. Mónica Saavedra, de Acción Popular, ya ha proclamado que su partido tenderá “puentes con el Frepap y Fuerza Popular”. Un verdadero bocado de cardenal puesto en las fauces de la polémica interna en curso dentro de AP.

La temprana declaración de Saavedra echa gasolina a las brasas de la pugna interna en AP de cara al 2021. Es poco probable que la directiva partidaria y las principales figuras se dejen manejar desde el Congreso, o siquiera que consideren a su bancada un activo para las próximas elecciones. Menos aun si llega a aliarse con FP y el Frepap.

Martha Chávez, de FP, se ha permitido opinar que el Frepap es lo que se parece mucho al fujimorismo, y ha recibido una respuesta tajante: “No tenemos ningún vínculo con Fuerza Popular”. Incluso el Frepap va más allá, e informa que no hará alianzas con nadie, un típico planteamiento de las horas de triunfo, que costará llevar a la práctica.

Pero el Frepap ya tiene claros a sus rivales, sobre todo las opciones sexuales LGBTI, que uno de sus jerarcas considera como una enfermedad de la sangre, y que tienen presencia en el Congreso. También hay críticas implícitas a los que no siguen los planteamientos de su religión, algo que más temprano que tarde puede crear discordia con otras iglesias, y hasta con el Estado laico.

Por su parte el Frente Amplio prefiere no opinar sobre afinidades o alianzas, y privilegia desde la partida la difusión de sus planteamientos centrales. Pero si algo significa el paso del FA por el pasado Congreso, estarán dispuestos a llegar a acuerdos pragmáticos con muchos sectores, con poca consideración por la ideología.

En términos generales una alianza natural va a ser entre el FA y el Partido Morado, sus dos decenas de votos conjuntos (hasta este momento) arrinconados en la esquina progresista. Si la dinámica del Congreso va a ser por tema, como ahora se dice, esa alianza podrá encontrar algunos refuerzos en el voto de conciencia en otras agrupaciones. Pero la perspectiva no es brillante.