El Congreso acumula casi una veintena de ‘blindajes’