Referéndum y democracia

Ernesto Carrasco

ernesto.carrasco@glr.pe

06 Dic 2018 | 13:27 h

El próximo 9 de diciembre los peruanos participaremos en el Referendo que ha convocado la Presidencia de la República. 

El Referendo es una herramienta importante para establecer el juicio y la voluntad de la ciudadanía sobre asuntos importantes para nuestra sociedad. En esta oportunidad la consulta ciudadana se concentra en cuatro temas importantes.

PUEDES VER: Referéndum 2018 | ONPE: ¿Cómo debo presentar dispensa o justificación para no ser miembro de mesa?

Se propone la reforma del antiguo Consejo Nacional de la Magistratura. El órgano que designaba a los jueces y fiscales ha sido objeto de severos cuestionamientos en torno a la transparencia y probidad de tales procesos. Se ha señalado con preocupación que una parte del Poder Judicial y del Ministerio Público estaría coludido con ciertas organizaciones políticas y grupos de interés con el fin de sacar adelante ciertos procesos legales e investigaciones en cierta dirección. Necesitamos que la administración de justicia sea imparcial e independiente para garantizar una genuina división de poderes.

Se propone la regulación del financiamiento de las organizaciones políticas que pretenden participar en el juego democrático. Hace tiempo que la opinión pública muestra indignación frente a la resistencia de los partidos ante la necesidad de rendir cuentas sobre el origen y la naturaleza de su financiamiento, particularmente en época de campaña electoral. Este es un asunto que afecta nuestra forma de vida democrática, en la medida en que las organizaciones políticas incurren en el clientelismo para captar votos, a la vez que es necesario investigar la presencia de mafias y carteles del narcotráfico en la política peruana.

Se plantea decidir si se elimina la reelección de los parlamentarios. Este es un tema polémico. Hay especialistas que argumentan que la baja calidad del Congreso de la República debería llevarnos a pensar en impedir que sus componentes se reelijan, favoreciendo la renovación de nuestros cuadros políticos. Otros sostienen que nuestra democracia necesita congresistas con experiencia que conozcan bien el funcionamiento del Poder Legislativo. Lo que es cierto es que necesitamos un parlamento conformado por personas preparadas y con solvencia ética.

Se ha propuesto el retorno a la bicameralidad para nuestro Congreso. La idea es que precisamos de una segunda cámara – un Senado de la República – que le otorgue mayor reflexión y sentido de justicia a la tarea legislativa en nuestra sociedad. La idea es valiosa, pero ya el presidente de la República ha advertido que los actuales congresistas habrían alterado la propuesta original para ocupar un lugar en ese Senado.

Se trata de cuatro temas de reforma constitucional de una singular importancia sobre los cuales los ciudadanos tenemos un gran  poder de decisión. El referendo es un mecanismo de democracia directa y debe ser afrontado con la mayor seriedad. Una condición fundamental para votar responsablemente es revisar críticamente los proyectos sobre los que versan estas cuatro preguntas. La calidad de nuestro sistema democrático y la fortaleza de nuestras instituciones están en nuestras manos. Como debe ser en un Estado democrático de derecho.