Fiscalía confirma que asesinato de canadiense estaría vinculado al crimen de Olivia Arévalo

La República
21 Abr 2018 | 20:43 h

Tras el hallazgo del cadáver del ciudadano extranjero, el Ministerio Público inició una nueva investigación en torno al caso del crimen de la lideresa shipibo-konibo.

El Ministerio Público inició una nueva investigación en torno al crimen de Olivia Arévalo, tras el hallazgo del cadáver del ciudadano canadiense Sebastian Paul Woodroffe, quien fue acusado por pobladores de ser el asesino de la lideresa shipibo-konibo.

“La Segunda Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Yarinacocha, en Ucayali, luego de varias diligencias realizadas por la investigación sobre el crimen de Olivia Arévalo, inició una nueva investigación tras el hallazgo del cadáver de un ciudadano canadiense”, informó.

PUEDES VER Pobladores asesinaron a canadiense el mismo día del crimen contra Olivia

Asimismo, la Fiscalía confirmó que la muerte de este ciudadano extranjero, aparentemente ajusticiado por pobladores indígenas, estaría vinculada a la muerte de Arévalo. Los fiscales a cargo de ambas investigaciones son Miguel Angel Huamani Quispe y Carlos Marino Vilcahuamán de la Cruz.

Según pudo conocer La República, las autoridades encontraron dos versiones sobre el autor de la muerte de Olivia Arévalo, las mismas que tienen incoherencias y contradicciones, lo que ha generado que los agentes no estén muy seguros de que Sebastian Paul Woodroffe sea la persona que disparó a la reconocida cultora de la medicina ancestral shipibo-konibo.

Una versión señala que el mediodía del jueves 19, Woodroffe habría llegado en una moto lineal asentamiento humano intercultural Victoria Gracia y disparó a Olivia Arévalo en la puerta de su casa cuando salía a hacer unas compras.

El vehículo no respondió a la maniobra del conductor para emprender la fuga. Ese momento fue aprovechado por los pobladores que lo aprehendieron. Le colocaron una larga correa en el cuello y fue arrastrado hasta ser ahorcado. Posteriormente, trasladaron el cuerpo hasta una chacra donde lo enterraron. Su cuerpo fue hallado y desenterrado el sábado por la Policía Nacional.

En tanto, el personal de Inteligencia también recogió el testimonio de un testigo que afirma que el hombre que llegó en moto lineal tenía características distintas al canadiense. Era moreno, alto y llevaba el cabello corto. Esta persona sería un colombiano que buscaba al hijo de Olivia para cobrarle un dinero que le había prestado.

También se habla de que el canadiense estaba alojado en la casa de Arévalo para tener sesiones de ayahuasca. La PNP supone que se encontraba bajo los efectos de la sustancia psicotrópica.