En Educación, el ministro Alfaro anuncia una política de “continuidad”

La República
3 04 2018 | 13:33h

Transferencia. Le recomiendan que priorice y retome algunos proyectos, como la reforma docente. Sector de maestros realiza paro en Arequipa, Moquegua y Puno.

La política en Educación será la continuidad, dijo el flamante ministro del sector, Daniel Alfaro Paredes, durante la ceremonia de transferencia en la que estuvo presente también su antecesor Idel Vexler.

“Lo que planteo como nueva política es continuar con la política educativa. No hay borrón ni cuenta nueva, hay un reconocimiento de los logros, potenciamiento de los mismos y avance", señaló Alfaro ante el equipo de funcionarios que labora en el local ministerial.

PUEDES VER Daniel Alfaro: ministro de Educación dará continuidad a políticas

Alfaro añadió que mantendrá una política de puertas abiertas y de diálogo.

En ese sentido, le pidió a los trabajadores del Minedu que escuchen a los directores de las UGEL, a los directores de los colegios e institutos, a los profesores y a los alumnos.

"Quiero que ustedes sean el canal fidedigno de las necesidades que ellos tienen, de las percepciones que se generan y de cómo eso lo podemos construir en política", señaló Alfaro. También alentó a seguir trabajando "en equipo" y agradeció el trabajo de Vexler.

Los pendientes

Cabe señalar que, desde julio del 2016 a la fecha, ha habido cuatro ministros de Educación. Tres durante la gestión del renunciante Pedro Pablo Kuczynski: Jaime Saavedra, Marilú Martens y Vexler.

Y el lunes, el nuevo presidente de la República, Martín Vizcarra, tomó juramento a Alfaro junto al resto del gabinete que lidera César Villanueva. Es decir, un sector tan importante ha estado marcado por la inestabilidad.

El reto de Alfaro –economista, ex director de Educación Técnica-Productiva y Superior Tecnológica y Artística del Minedu– es grande.

Según el investigador del Instituto de Estudios Peruanos (IEP) y experto en el sector, Ricardo Cuenca, la agenda para el ministerio y el gobierno debería, al menos, incluir tres puntos básicos.

En el corto plazo, dijo Cuenca, Alfaro debe ser capaz de recuperar la iniciativa en proyectos que se quedaron suspendidos durante la gestión del ex ministro Vexler.

"Vexler los detuvo porque, supuestamente, no funcionaban", recordó.

¿Cuáles proyectos? Principalmente dos, señaló el experto. Primero, la reforma docente. "Y eso no tiene que ver solo con hacer concursos públicos", indicó.

Así, esta reforma supone un paquete más ambicioso que incluye, por ejemplo, la reforma de la formación inicial docente. Esto lo empezó la ex ministra Patricia Salas (en el régimen de Ollanta Humala) y lo continuaron Saavedra y Martens (aunque esta última no pudo avanzar mucho, debido a que su gestión duró apenas nueve meses).

Y el segundo proyecto prioritario que debería volver a tomar impulso es el de la reforma de la educación superior. En esa materia, resulta necesario fortalecer a la Sunedu y retomar la discusión sobre la creación de un viceministerio encargado.

"Esto no se apoyó mucho con Vexler, porque, como él mismo dijo, no creía mucho en eso", recordó Cuenca.

Liderazgo

En un mediano plazo, el Minedu debe dedicarse a atender las desigualdades educativas "Y estas se siguen incrementando porque no existe, de parte del Estado peruano, ninguna decisión de acortarlas", dijo Cuenca.

Y como tercer punto, el experto del IEP recomendó esforzarse para que el tema de la educación recupere en la agenda nacional la importancia que había adquirido en el último tiempo.

Para eso, concluyó Cuenca, Alfaro deberá demostrar su liderazgo.

Huelga magisterial

En tanto, un sector de docentes que lidera Pedro Castillo acatará mañana un paro en Arequipa, Moquegua y Puno para reclamar al gobierno más presupuesto para el sector e incremento salarial.

La medida será acatada pese a que el Ministerio de Educación la declaró improcedente porque el dirigente Castillo no acreditó la personería jurídica de su gremio, ni la inscripción en el Ministerio de Trabajo y Promoción Social como exige la ley. 

En cifras

- 63 mil millones de soles (según el censo escolar 2013) se necesita para cubrir la brecha de infraestructura en el sector Educación. Al ritmo actual, cerrar este margen tardaría un promedio de dos décadas.