ENCUESTA IEP - Dos de cada tres peruanos insisten con nuevas elecciones generales

Los estudiantes y el Gobierno rechazan la ley del esclavo juvenil

La Republica
Síguenos en Google News
La polémica por la norma Bartra

Defensa. Desde diferentes regiones del país, cientos de alumnos de institutos técnicos, acompañados de colectivos universitarios, salieron a las calles para condenar el proyecto fujimorista. La jefa del gabinete, Mercedes Aráoz, considera que la iniciativa requiere de un mayor debate.

“No somos mano de obra barata”, fue el mensaje que se escuchó al unísono en la movilización. Aunque en el Congreso se haya suspendido (por ahora) la discusión del proyecto de ley de esclavitud juvenil, los estudiantes de diferentes institutos salieron ayer a las calles para impedir que la norma que promueve el fujimorismo se concrete.

“No pienso laborar sin una remuneración. Yo iba a costear mis estudios con el salario que iba a ganar en las prácticas”, reclamó Rosa (20), estudiante de la carrera de Administración Industrial en Senati.

PUEDES VER La ley de la esclavitud juvenil sigue amenazando

Ella hizo suyo el sentir de sus compañeros. “Nosotros necesitamos hacer prácticas para graduarnos, pero debemos tener una remuneración”, señaló. Explicó que el dinero que esperan recibir ella y sus compañeros va a servirles de sustento.

Mientras la movilización intentaba salir de la Plaza San Martín y era reprimida por la Policía con bombas lacrimógenas, dos estudiantes de Enfermería del Instituto Arzobispo Loayza, Ana y Maribel, coincidieron en que el proyecto fujimorista no solo era “explotador”, sino que significaba una desmotivación entre los jóvenes que buscan comenzar sus estudios en un instituto.

“Yo no puedo pagar una universidad, pero estoy estudiando y quiero salir adelante. Ahora quieren que seamos esclavos, trabajar sin ningún pago”, expresaron.

En el sur del país también se sintió la movilización. En Arequipa, los jóvenes llegaron hasta la Plaza de Armas para pedir a la ciudadanía que se sume a la protesta. En Puno y Tacna se vivió un ambiente similar. Los estudiantes exigieron a los congresistas de sus regiones que se opongan a la polémica propuesta.

En Iquitos, cientos de jóvenes invadieron las calles. Más de 60 organizaciones juveniles participaron en la marcha que recorrió las principales avenidas del centro de la ciudad.

Sin debate

Antes de que el proyecto de ley 1215/2016 pase a la Comisión Permanente, la propuesta de la congresista fujimorista Rosa Bartra fue vista en la comisión de Educación, en junio del 2017.

Aunque el proyecto comprende un tema laboral, se decidió que sea discutido en el grupo de trabajo que en ese entonces dirigía el parlamentario de Fuerza Popular Lucio Ávila.

El dictamen fue aprobado sin debate alguno en la comisión. Durante la sesión, Bartra defendió su propuesta, finalizó y se dio paso a la discusión.

Sin embargo, ya sea por ignorancia en la materia o por estar de acuerdo con el fondo de la iniciativa, ningún congresista escogió participar.

“¿Algún congresista desea hacer uso de la palabra? En vista que no, vamos a proceder al voto”, dijo Ávila.

Así fue como se aprobó el dictamen, por unanimidad. Entre otros, el congresista Vicente Zeballos, ex integrante de Peruanos Por el Kambio y hoy independiente, votó a favor.

Se debe señalar que además de la falta de debate sobre la norma, la comisión no escuchó la opinión de diferentes instituciones implicadas en el asunto. Conocida la propuesta, se convocó al Ministerio de Educación, a la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu), a la Sociedad Nacional de Industrias y al Consejo Nacional de Decanos de los Colegios Profesionales del Perú.

Solo la Sunedu respondió al llamado del grupo de trabajo, aunque solo para informar que no tiene competencia en la materia de discusión, tal como aparece en la página 4 del dictamen.

No insistieron en solicitar la versión de las otras instituciones. Más bien, continuaron con el debate.

En tanto, mediante un comunicado, la bancada de Nuevo Perú aclaró que su congresista Mario Canzio no votó a favor del proyecto.

“La firma de nuestro congresista aparece en otra parte del documento, donde se certifica su presencia para dar quórum a la sesión”, indicó la agrupación.

El gobierno en contra

Desde el Ejecutivo han manifestado su voz de rechazo al proyecto y han dicho que se requiere un mayor debate.

La presidenta del Consejo de Ministros, Mercedes Aráoz, dijo que “debe haber algún grado de remuneración” para los estudiantes de institutos que realicen sus prácticas.

“Se necesita mayor discusión. Hay elementos que no se han tomado en cuenta. Los informes del Ministerio de Trabajo llegaron a otra comisión y no a la de Educación”, explicó.

La jefa del Gabinete agregó que “debe haber alguna propina, algún seguro social o algún mecanismo de aseguramiento que tenga el estudiante para no llevar esto a una mayor informalidad”.

Sobre los congresistas de la bancada de Gobierno que respaldaron la norma, afirmó que “los parlamentarios no tienen mandato imperativo y tienen libertad de opinión”.

Por su parte, el ministro de Educación, Idel Vexler, ratificó lo dicho por Aráoz, y consideró que el proyecto debe ser descartado y que es preferible mejorar el desempeño y la calidad de los institutos.

Agregó que para lograr esto, el Gobierno gestiona líneas de financiamiento internacional.

 

“Debe haber algún grado de remuneración, alguna propina, algún seguro social o algún mecanismo de aseguramiento que tenga el estudiante”.

Mercedes Aráoz (Primera ministra)

“Es preferible mejorar el desempeño y la calidad de la educación de los institutos en beneficio de sus estudiantes y sus egresados”.

Idel Vexler (Ministro de Educación)