Maritza Espinoza

Maritza Espinoza

Periodista por la UNMSM. Se inició en 1979 como reportera, luego editora de revistas, entrevistadora y columnista. En tv, conductora de reality show y, en radio, un programa de comentarios sobre tv. Ha publicado libro de autoayuda para parejas, y otro, para adolescentes. Videocolumna política y coconduce entrevistas (Entrometidas) en LaMula.pe.

Más columnas

Maritza Espinoza

Las dudas que me corroen07 Dic 2022 | 8:35 h

Maritza Espinoza

Puntos más, puntos menos30 Nov 2022 | 8:19 h

Maritza Espinoza

El genio trucho23 Nov 2022 | 7:20 h

Maritza Espinoza

¿Bad Bunny o la economía?16 Nov 2022 | 7:44 h

El genio trucho

“Castillo está pasando por el roche de que sus invitados se enteren, en directo, de la telaraña de corruptela y encubrimiento que es su gobierno”.

La política peruana siempre me hace recordar a ese chiste del genio socarrón que concede deseos con truco, como aquel, muy popular, del tipo que pedía ser blanco y rico, y fue convertido en malvavisco (marshmallow, para los agringados). Algo así sucede, desde siempre, en esta villa donde los deseos son, siempre, territorios minados que pueden estallarle a uno en el pie.

Fue el caso de la ansiada re re reelección de Alberto Fujimori, en pos de la cual se cometieron infinidad de delitos (desde la compra de congresistas hasta la persecución de los opositores), pero que, al momento de hacerse realidad y tras conocerse el video Kouri-Montesinos, significó el hundimiento del régimen. Sin ese tercer intento de reelección, Fujimori hubiera pasado a la historia como el presidente más popular de la historia.

PUEDES VER: Adriana Tudela a misión de la OEA: “El Congreso lo único que está haciendo es ejercer su rol constitucional”

Y hay más casos. Por ejemplo, cuando Keiko Fujimori, borrachita de poder por su mayoría cuasiabsoluta en el Congreso el 2016, anunció que gobernaría desde el Parlamento, pero su torpe bancada causó tal desastre que se convirtió en uno de los principales factores de su derrota el 2021.

Pero el caso más tragicómico de un deseo realizado que se convierte en disparo al pie es el del presidente Pedro Castillo, quien se mandó, muy afanoso, a activar la Carta Democrática de la OEA denunciando “una nueva modalidad de golpe de Estado en el Perú”. “Ja, ahora sí jodí a la oposición”, debe haber pensado el muy ingenuo.

PUEDES VER: Misión de la OEA hace un llamado al diálogo tras culminar sus reuniones en el Perú con actores políticos

Sin embargo, ahora que, satisfaciendo sus deseos, llegó la misión de la OEA a Lima, Castillo está pasando por el roche de que sus invitados se enteren, en directo, de la telaraña de corruptela y encubrimiento que es su gobierno. ¿Y el golpe? Nanay. Salvo que la nueva modalidad sea el golpe que debe estar sufriendo su ego magullado.

Por eso, a los politicastros que hoy se arañan por imponer sus agendas viene a cuento advertirles, con el cariño que se merecen (o sea, muy poco): ¡cuidado con lo que deseen, que se les puede volver realidad!