Augusto Álvarez Rodrich.

Augusto Álvarez Rodrich.

Claro y directo
Economista de la U. del Pacífico –profesor desde 1986– y Máster de la Escuela de Gobierno John F. Kennedy, Harvard. En el oficio de periodista desde hace más de cuatro décadas, con varios despidos en la mochila tras dirigir y conducir programas en diarios, tv y radio. Dirige RTV, preside Ipys, le gusta el teatro, ante todo, hincha de Alianza Lima.

Más columnas

Augusto Álvarez Rodrich.

¿Masas para defender la corrupción?12 Ago 2022 | 8:30 h

Augusto Álvarez Rodrich.

Presunto presidente de la República11 Ago 2022 | 6:37 h

Augusto Álvarez Rodrich.

Todos los parientes del presidente10 Ago 2022 | 8:34 h

Augusto Álvarez Rodrich.

Lo peor de Castillo ya está por venir09 Ago 2022 | 7:36 h

En el mar, la vida es más sabrosa

Una defensa muy entusiasta del trabajo remoto en el país.

Ojalá que el incidente del congresista votando desde la playa no afecte el avance del trabajo remoto en el país, el cual es valioso para trabajadores, empresas e instituciones.

Durante una sesión, al congresista Hernando Guerra García se le prendió un instante la camarita zoom y, en vez de saco en biblioteca, apareció dorso desnudo, lentes y sombrero Panamá en la ‘yapla’. El escándalo aumentó cuando, al día siguiente, en vez de explicar lo ocurrido con el manual en mano -reconocer error y ofrecer disculpas-, lanzó la poco feliz frase “lamentablemente, he tenido que trabajar”, dinamita pura en un miembro de un Congreso desaprobado por el 85%. Algo raro en alguien bien entrenado en la comunicación por su trabajo previo en TV, pero que es la prueba de que el hemiciclo de la plaza Bolívar acojuda a cualquiera.

PUEDES VER: Patricia Chirinos a Nano Guerra García: “Todos cometemos errores. La vida continúa”

Guerra García ha señalado que él tenía unas vacaciones familiares programadas, que la legislatura se amplió, y que, por ello, participó en la sesión desde la playa. Lo cual es creíble. La falta señalada por varios es que debió pedir licencia, pero, si hacía eso, no habría estado en la votación sobre la acusación constitucional a Manuel Merino en la que su voto era indispensable.

Diferente fue el caso, hace meses, de la congresista Norma Yarrow cuando estaba en la ducha durante una sesión virtual de una comisión y –¡zas!– se le prendió la camarita zoom mientras se jabonaba. Pero su explicación fue convincente por honesta y clara de algo que le puede ocurrir a cualquiera.

PUEDES VER: Luego de sus vacaciones sin licencia, Nano Guerra dice que Senmache no ha “tenido la dignidad” de renunciar

El trabajo remoto permite, a veces, hacer varias cosas a la vez, como participar en un evento mientras desayunas en la cocina, o hasta ves un partido de la Champions League, eso sí, volumen apagado y sin festejar el gol a gritos.

El trabajo remoto ya se estaba desarrollando antes del Covid, pero la pandemia produjo su auge. Este columnista puede hoy hacer programas en LR+, tener reuniones de trabajo y hacer clases universitarias o presentaciones en distintos foros, todo desde la virtualidad. Es algo que parecía imposible hace poco, opción que hoy quisiera no perder por su notable impacto en la eficiencia y productividad. A veces, incluso, ‘asistir’ a dos sitios a la vez con varios dispositivos. Y mejor desde el mar, donde la vida (siempre) es más sabrosa.