Eloy Jáuregui

Eloy Jáuregui

Animal urbano
Cronista, poeta y profesor en la Universidad de Lima. Estudios en Lingüística y periodismo. Editor en la mayoría de los medios peruanos y corresponsal en revistas del extranjero. Autor de una treintena de libros sobre comunicación, lenguajes alternativos y culturas urbanas. Con premios en Casa de la América y Prensa Latina (Cuba) y Etecom-Perú.

Más columnas

Eloy Jáuregui

Una carta y un premio27 Set 2022 | 8:35 h

Eloy Jáuregui

La ciudad arcádica20 Set 2022 | 8:31 h

Eloy Jáuregui

La captura política13 Set 2022 | 8:41 h

Eloy Jáuregui

El Estado imposible30 Ago 2022 | 8:19 h

El lecho al más allá

“Leo un texto del Colegio Médico del Perú, que confirma que cerca de 700 médicos peruanos fallecieron a causa de la pandemia y entre otras razones a consecuencia de los últimos cambios políticos y el nombramiento de profesionales no calificados como es el caso de Hernán Condori”.

Como periodista, como sobreviviente de la COVID-19 o como paciente, doy testimonio de lo que la salud pública hizo por mí. Me acaban de dar de alta en el hospital Rebagliati de Lima, una anemia severa casi me mata como una de las secuelas de la peste y esta agonía ya tiene buen tiempo. Y los enfermos no son las únicas víctimas. Leo un texto del Colegio Médico del Perú, que confirma que cerca de 700 médicos peruanos fallecieron a causa de la pandemia y entre otras razones a consecuencia de los últimos cambios políticos y el nombramiento de profesionales no calificados como es el caso de Hernán Condori, ministro de Salud que provoca esta verdad en labios del exministro de Salud Óscar Ugarte: “El daño a la salud pública ya está hecho”.

Mis amigos, los doctores Ciro Maguiña y Jorge Vigo, también fueron infectados, pero se salvaron de milagro. Yo he confesado varias veces que fui uno de los primeros enfermos que se salvaron en aquellos días de abril del 2020 y gracias a la ivermectina, unas gotas que les suelen dar a las mascotas para desparasitarse. Pero eso ocurrió hace dos años, cuando el virus era apenas un fantasma que había llegado de China.

PUEDES VER: Colegio Médico del Perú: “Si se minimiza los indicadores en alza, el impacto puede ser peor”

Hoy la medicina ha progresado y a pesar de Vladimir Cerrón, que fue gobernador regional de Junín, hoy es más eficaz, existen las vacunas, ya no actúa con los ojos cerrados y los curados se cuentan por cientos. Pero el drama sigue en el sector. Yo fui un afortunado que me atendieron en EsSalud, pero la tragedia está en la otra orilla. El mismo doctor Ugarte dice que el Ministerio de Salud en estas horas es un botín. Y menciona de ese apetito: “Primero, para impulsar en el plano político-sanitario un modelo orientado al sistema único de salud, que es como el cubano, que es inaplicable en el Perú porque tendría que eliminarse la seguridad social y el sector privado. Segundo, para articular un poder institucional, a través del cual pueden controlar diversas instancias en la salud. Y en tercer lugar, por el uso de los recursos que este sector tiene, empezando por la contratación de personal”.

Esa es la pura verdad. Otra vez el Estado como rapiña y robo. Entonces, quiénes manejan esta banda de corruptos. Esas bandas organizadas con lo peor del lumpenaje político, desde los días del ‘vacunagate’, desde la imposición de las industrias químicas y la voracidad de las clínicas. Esta vez salí caminando del hospital, la próxima ya no la cuento.