Maite Vizcarra

Maite Vizcarra

Hacker cívico
Autodidacta. Colecciono saberes y tiendo puentes para beneficio de todos. Experta en innovación tecnológica y digitalización. Catedrática en escuela de gobierno en Perú (USMP) y España (Fundación Ortega y Gasset). Bach. en cultura y sociedad, U. de Oslo. Maestría en Economía por la U. de Barcelona. Conductora de los programas Ruta CTi y 4D en RTV.

Más columnas

Maite Vizcarra

Laboratorio del ciberdelito25 Oct 2021 | 6:56 h

Maite Vizcarra

El complejo de Adán y la CTi18 Oct 2021 | 7:28 h

Maite Vizcarra

Orfandad digital11 Oct 2021 | 7:22 h

Maite Vizcarra

La revolución está en Twitter04 Oct 2021 | 8:16 h

Orfandad digital

“¿Debe existir infraestructura digital propia del Estado peruano?, ¿debemos los peruanos reclamar soberanía digital a quienes nos gobiernan?”.

¿Usa usted Facebook o Instagram?, ¿se comunica con sus amigos y familiares a través de WhatsApp? Si respondió afirmativamente, es claro que hace una semana pudo haber sentido orfandad digital, o una extraña sensación de aislamiento producto del apagón de aquellas redes sociales y por cerca de 7 horas.

El apagón global de los servicios digitales prestados a través del holding de Facebook fue histórico. No solo por su duración, sino sobre todo porque mostró de manera extrema cuán dependiente es una ingente población mundial respecto de estas plataformas.

La orfandad digital también golpeó al Perú, y por eso el pasado cuatro de octubre se suspendieron varios servicios públicos y privados que se soportan sobre la infraestructura de Facebook, Messenger o WhatsApp. En particular, ha sido muy preocupante saber que el 76% de los maestros del país se comunican básicamente por WhatsApp, razón por la cual el día del apagón –cuatro de octubre– esos profesores debieron haberse sentido más huérfanos que nunca.

PUEDES VER: Estriptis digital

La orfandad digital es una realidad que ha golpeado al mundo completo, pero que también ha activado una alarma global sobre la que es importante empezar a charlar en el Perú: ¿Debe existir infraestructura digital propia del Estado peruano?, ¿debemos los peruanos reclamar soberanía digital a quienes nos gobiernan?, ¿es posible que países como el Perú cuenten con “soberanía tecnológica”?

Luego del apagón digital de hace una semana, varios países en el mundo han comenzado a retomar la discusión en torno a esas preguntas, dado que el nivel de dependencia de varios servicios públicos respecto de los negocios de Mark Zuckerberg es innegable.

La discusión no es menor, pues implica reforzar los niveles de negociación que los países tienen con este gigante tecnológico, al cual media humanidad le ha abierto su intimidad y la de sus familias.