Hernán Chaparro

Hernán Chaparro

La otra orilla
Profesor e investigador en la Universidad de Lima, Facultad de comunicación. Doctor en Psicología Social por la Universidad Complutense de Madrid y miembro del comité consultivo del área de estudios de opinión del Instituto de Estudios Peruanos (IEP). Viene investigando sobre cultura política y populismo. Twitter: @hchmel

Más columnas

Hernán Chaparro

Polarización, populismo y retos partidarios21 Set 2021 | 5:49 h

Hernán Chaparro

El líder y sus circunstancias07 Set 2021 | 6:24 h

Hernán Chaparro

Otra oportunidad24 Ago 2021 | 5:12 h

Hernán Chaparro

La previa10 Ago 2021 | 7:50 h

Cambiar para comunicar cambios

“A pesar de los problemas entre el profesor y Cerrón, que se pusieron en evidencia en el debate el domingo, la gente dice que vota por Castillo porque representa el cambio”.

En el 2016, en fecha semejante, tanto las encuestas de Datum, Ipsos y GfK le daban a Keiko Fujimori un 43% a 46% de intención de voto que la ubicaban unos cinco puntos por encima de PPK. Si comparamos esos resultados con lo que señala la encuesta del Instituto de Estudios Peruanos (IEP) difundida este domingo, se platean varias líneas de análisis.

Lo primero, que Fujimori tuvo una mejor campaña y performance en las elecciones de hace cinco años. Hoy la encuesta del IEP identifica solo un 34% de intención de voto a su favor. Considerando que es plausible que una parte de quienes votaron por PPK estén votando hoy por Fujimori, se puede pensar que la candidata perdió el apoyo, que antes tenía, de los sectores populares. ¿Motivos?, entre otros, el comportamiento de su bancada durante el período 2016-2019 y los juicios abiertos a Keiko Fujimori por el financiamiento de su campaña.

Habrá algo de anti-Alberto, pero hay mucho de anti-Keiko. ¿Qué nos dicen los números? Tomando los datos de GfK del 2016 y los del IEP del 2021, que el apoyo al fujimorismo en Lima sigue siendo hoy el mismo de hace cinco años (49% en el 2016 vs. 46% hoy). Y se confirma que, en el interior, incluido el norte, y en los segmentos D y E, su intención de voto ha bajado a la mitad. En el 2016, frente a PPK, ella era la candidata que representaba las demandas populares y de las regiones del interior del país.

Esa posición estratégica la ha perdido frente a Pedro Castillo. A pesar de los problemas entre el profesor y Cerrón, que se pusieron en evidencia en el debate de los técnicos el domingo, la gente dice que vota por Castillo porque representa el cambio. Recién en segundo lugar se menciona el antifujimorismo. Fujimori se asocia poco o nada al cambio, a pesar de que una gran mayoría pide mantener cosas del modelo, pero también cambiar otras. Las razones de voto a favor de Fuerza Popular revelan lo que se ha machacado en su campaña, así como en medios y grupos allegados: porque no quieren a la izquierda o al comunismo en el poder. El asunto es que ese es un tema secundario entre los que no votan por Castillo. Lo que la encuesta IEP recoge como gran motivo es que no lo ven capacitado para gobernar, que es un improvisado.

Y eso plantea una segunda lectura. Todavía hay unos 14 puntos por definir en las próximas dos semanas. Tenemos varias experiencias, incluidas las elecciones del 2016, donde hemos visto que los errores o denuncias de último minuto pueden cambiar intenciones. En el cómputo del voto válido, el error de uno lo absorbe el otro. El punto más débil de Perú Libre, de acuerdo con la ciudadanía, es que no se percibe que tengan la capacidad de llevar adelante el cambio que se demanda. La presentación de miembros del equipo técnico el domingo fue más que deficiente. No solo por la elección de las personas, sino por la estrategia desplegada. Todos optaron por un discurso más político que técnico, salvo Andrés Alencastre y Hernando Cevallos. Solo este último pudo comunicar adecuadamente algunas ideas sobre qué se piensa hacer en su sector. Además, haber dejado el cierre de un debate a nivel nacional a una persona sin ideas ni capacidad oratoria muestra que la relación de Juntos con el Perú con Perú Libre no termina de consolidarse o que están muy confiados en que no necesitan mostrar más para ganar las elecciones.

Fuerza Popular habla de un cambio hacia adelante, pero no se ve mayor desarrollo de esa idea, y esa es una oportunidad para ellos. El lunes se presentaron más personas que podrían apoyar en el lado técnico, donde destaca Carlos Neuhaus, pero por otro lado en redes sociales sus voceros vuelven al tema de buscar asociar asesinatos de Sendero en el Vraem con la candidatura de Perú Libre. Si esta última posición se mantiene, Castillo ganará a pesar de tener una campaña donde se habla de cambio, sin definir cómo.