Hernán Chaparro

Hernán Chaparro

La otra orilla
Profesor e investigador en la Universidad de Lima, Facultad de comunicación. Doctor en Psicología Social por la Universidad Complutense de Madrid y miembro del comité consultivo del área de estudios de opinión del Instituto de Estudios Peruanos (IEP). Viene investigando sobre cultura política y populismo. Twitter: @hchmel

Más columnas

Hernán Chaparro

Polarización, populismo y retos partidarios21 Set 2021 | 5:49 h

Hernán Chaparro

El líder y sus circunstancias07 Set 2021 | 6:24 h

Hernán Chaparro

Otra oportunidad24 Ago 2021 | 5:12 h

Hernán Chaparro

La previa10 Ago 2021 | 7:50 h

No una, varias tendencias

“Solo la mitad de la población se informa con frecuencia sobre política. Además, la mitad del electorado percibe que los medios masivos están parcializados con el fujimorismo...”.

Uno de los temas de discusión en el análisis de las encuestas son las tendencias. Algunos gustan de las matemáticas simples y proyectan líneas como si estuviésemos dibujando en una pizarra desierta. Es obvio que un sector de la prensa repite y repite que el futuro está cantando, pero nuestra realidad es más compleja.  Es cierto que el voto a favor de Fuerza Popular se ha incrementado y que los votantes de Perú Libre no crecen, pero estamos a tres semanas de la elección y hay mucho por definir, tanto del lado de los contrincantes como en el espacio de los electores.

Un escenario es que el fujimorismo siga creciendo y gane, pero no es el único. En Perú no hay afinidades partidarias, sino identidades negativas o apartidarias y ese es un aspecto estructural importante. Una parte de la población vive desconectada de lo político y otra se vincula desde la bronca. Esto permite entender por qué muchas veces se dan cambios intempestivos en los resultados.

Todo un sector de la prensa ha tomado partido por uno de los candidatos y eso puede generar una sensación de ganador. La espiral del silencio es un concepto antiguo que tiene vigencia.  La gente, sin ser consciente, opina influida por el clima de opinión que le circunda. Pero no existe un solo clima. La encuesta difundida el lunes por el Instituto de Estudios Peruanos (IEP) muestra que solo la mitad de la población se informa con frecuencia sobre política. Además, la mitad del electorado percibe que los medios masivos están parcializados con el fujimorismo.  El mismo estudio y otros análisis han mostrado cómo el voto a favor de Castillo se movió en medios sociales, pero en sus propios espacios. Y la radio local sigue jugando un rol importante en el voto de las regiones.

En casi todas las elecciones el voto que se decide al final es el de las mujeres de NSE D y E. La encuesta del IEP, que tiene la cualidad de cubrir alrededor de 150 de las 196 provincias donde se vota, indica que hay todavía un 24% que dice que votaría blanco o viciado y un 8% que no logra precisar su intención. Ya se ha señalado que el voto blanco y viciado en segunda vuelta ha estado entre 7% y 8% en las últimas elecciones.  Una posibilidad es que ahora sea algo mayor, ¿10%?, porque los actuales contendientes no fueron la primera opción de muchos, pero la polarización existente puede que se convierta en un vector contrario.

Entre quienes hoy votarían blanco o viciado hay una mayor proporción de mujeres, personas de menos de 39 años, de los niveles socioeconómicos C, pero sobre todo del D y E. Casi el 60% de los que dicen que votarán blanco o viciado consideran que podrían cambiar su voto, esto es, votar por alguien. De acuerdo con el IEP, el crecimiento de Keiko Fujimori ha sido, sobre todo, por una disminución de las personas que decían en abril que no podían precisar su intención (disminuyó de 14% a 8%).

El voto en blanco y viciado en abril era 21% y ahora es 24%, es semejante, no se ha movido. Además de los datos demográficos señalados, ¿cuáles son las actitudes de estas personas que, a pesar de toda la campaña transcurrida, mantienen esta posición? Un 30% dice que no votaría por ninguno, pero un 39% dice que nunca votaría por Fujimori vs. un 21% que nunca votaría por Castillo. A su vez, la presencia de un mayor antivoto hacia Fujimori en el segmento que dice no poder precisar hoy su intención sigue una lógica similar. Lo más probable es que estas personas sí terminen votando por alguien y, como se ve, ahí hay más resistencias hacia el fujimorismo.

De nuevo, no es este el único escenario, pero es bueno saber que los caminos hoy siguen abiertos. Las encuestas de intención de voto son fotos de una tormenta agitada donde siempre puede aparecer un rayo repentino que tumba lo que se creía incólume.

(*) Psicólogo social, Universidad de Lima.