Columnista invitado

Columnista invitado

La República

Más columnas

Columnista invitado

Chapa el “cau-cau”19 Jun 2021 | 10:11 h

Columnista invitado

La democracia se defiende con ideas16 Jun 2021 | 14:22 h

Columnista invitado

Viejas identidades, viejos poderes12 Jun 2021 | 22:33 h

Columnista invitado

El país de todas las sangres12 Jun 2021 | 21:43 h

Tantas veces Pedro

“Que recoge los grandes ejes programáticos de una potencial alianza de gobierno en el caso de un triunfo del profesor Castillo en la elección del 6 de junio...”.

Por: Gonzalo García

Pedro Castillo Terrones es el maestro rural que la gente ha escogido como candidato para la segunda vuelta del proceso electoral 2021. Acaba de presentar un compromiso público de cumplimiento de diez grandes puntos de una agenda de gobierno. Viene suscrita y firmada personalmente, contenido que ha sido recogido en el titular del diario.

En el mismo acto, con horas de diferencia, acordó una primera declaración conjunta con Verónika Mendoza. Vamos hacia una coalición progresista articulada en una plataforma programática -para comenzar, compartida- con los que forman el partido Juntos por el Perú.

Estos últimos aportan un compacto equipo de profesionales, exparlamentarios y especialistas. Que recoge los grandes ejes programáticos de una potencial alianza de gobierno en el caso de un triunfo del profesor Castillo en la elección del 6 de junio.

A este movimiento también adhiere, se dice, el Frente Amplio de Marco Arana y otros grupos vinculados al quehacer electoral izquierdista, nacional y democrático de la primera vuelta.

El compromiso público fija objetivos frente a las urgencias que le esperan al nuevo gobierno. Sin duda operar un plan de vacunación será indispensable para cumplir con las complejas tareas de la pandemia en todos los tramos de edad.

Todos queremos eficiencia en los procedimientos y una acción rápida para llegar a toda la población en todos los territorios. Prioridad de vida o muerte.

Requiere manejo científico, técnico, sistémico y logístico. Que serán también tareas del equipo de un anunciado Ministerio de Ciencia, Tecnología e innovación.

Este es un aviso que alegra a la comunidad científica, como la que se reúne en los encuentros especializados que organiza el físico nuclear de la UNI, el profesor Modesto Montoya y sus colegas de las facultades de Ciencias y ciertamente de las instituciones científicas e ingenieriles del sistema.

Un segundo gran compromiso reside en la profundización de la lucha contra la corrupción. Objetivo indispensable para asegurar la justicia en los procesos abiertos contra el delito, la violencia y las infracciones a la constitución, como las responsabilidades derivadas por el golpe de Estado del 92. Nunca más.

Ambos inciden en la importancia de la promoción y defensa de los pueblos originarios que serán priorizados en la satisfacción de sus derechos y necesidades básicas.

Del mismo modo, coinciden en que fortalecerá los organismos constitucionales en sus encargos fundamentales en el Tribunal Constitucional, la Defensoría del Pueblo, los organismos reguladores y los demás organismos previstos en la futura Carta Magna.

Cualquier cambio se hará dentro de los procedimientos previstos por la norma democrática con el propósito de servir al interés del pueblo soberano, afirma.

Un compromiso notable es otorgarle coherencia a la lucha por la seguridad ciudadana, a la intervención de la Policía Nacional, las rondas campesinas y la propia Fuerza Armada en lo que les sea legalmente posible. Tanto la luchas contra la delincuencia, el narcotráfico y el terrorismo serán fortalecidas.

Castillo y Verónika coinciden en que la crisis política, social y económica requiere superar la pobreza, el desempleo y la desigualdad.

Encaminar a los peruanos hacia el bien común implica la afirmación de los derechos de todos, concluyen. Este es un sano propósito de reivindicar las políticas públicas para aliviar las penas del sufrido pueblo del Perú. En suma, esta primera estación de la coalición progresista a la que se siguen sumando movimientos regionales, locales y sociales debe confluir en breve en un afinado programa de transición hacia el futuro, que se eleve sobre las voces del agravio.