Rosa Palacios

Rosa María Palacios

Contracandela
Lima, 1963. Abogada por la PUCP y Máster en Jurisprudencia Comparada por la Universidad de Texas en Austin. Su área de especialización es el periodismo político y divulgación jurídica con más de veinte años de experiencia en televisión, radio y prensa escrita. Es docente de la PUCP en la facultad de Ciencias y Artes de la Comunicación.

Más columnas

Rosa Palacios

Una tumba sin nombre19 Set 2021 | 5:00 h

Rosa Palacios

¿Dónde se fue el Estado?12 Set 2021 | 5:09 h

Rosa Palacios

Estado de incapacidad permanente05 Set 2021 | 6:08 h

Rosa Palacios

Cerrón, presidente de facto29 Ago 2021 | 8:02 h

Debate en Chota

“¿Quién ganó? En el juego político parece que la vencedora de este partido fue Fujimori, pero el rival ofrece pelea, es hoy más popular que ella”.

Varias cosas positivas para los electores han ocurrido este primero de mayo. Lo primero, un debate, cuya preparación fue muy improvisada, pudo realizarse. Pese a los inocultables riesgos sanitarios y pese a la poca claridad de las reglas, el alcalde provincial de Chota pudo garantizar un espacio para una cita que terminó con éxito.

El formato, un tanto anticuado, trajo el sabor de los viejos debates de plaza y público, con ese carácter popular que se pierde en la asepsia de la neutralidad del estudio cerrado.

Lo segundo, un sinceramiento de propuestas que aleja a Pedro Castillo del centro, al que trató de adherirse en los últimos días, y lo regresa, incluso con más radicalidad, al Ideario Programa de Perú Libre y a la protección de Vladimir Cerrón, de quien no deslindó nada.

La transparencia siempre debe agradecerse porque deja atrás ideas que pueden confundir al electorado. Castillo propone la estatización de todas las empresas extractivas (hidrocarburos, minas, pesca, bosques) regresando al Perú al modelo fracasado de la dictadura militar y del primer gobierno de Alan García. ¡Afirma que prohibirá todas las importaciones “de lo que se produzca en el Perú!”.

¿Cuál es la consecuencia? Conceder monopolios a la industria local, encarecer los precios finales al consumidor y degradar la calidad al anular la libre competencia y la libertad de comercio. No puede hacerlo tan rápido porque los TLC se lo impiden, pero es lo que desea para el Perú. Esa claridad no estaba en su discurso y Fujimori logró colocarlo ahí.

Por su parte, Fujimori ha hecho, por fin, algo más que ser la heredera del statu quo. Su plan de gobierno es soso, una mezcla de “más de lo mismo” con asistencialismo. Pero esta vez sí lanzó una iniciativa de la que venimos hablando hace años.

¿Cómo hacer para que las áreas de influencia de las actividades extractivas participen de las utilidades empresariales cuando los gobiernos subnacionales no pueden ni gastar el canon que reciben? La mejor manera es la entrega individual. Pongamos un ejemplo. Cusco ha recibido por canon gasífero y minero S/ 17,802 millones entre 2008 y 2017. En esos diez años ha recibido S/ 1,780 millones al año.

Fujimori plantea que el 40% vaya directamente a la gente. La región Cusco tiene un poco más de un millón de electores hábiles. Eso significa entregar a todo mayor de 18 años, no importa su situación familiar, S/ 710 al año como utilidad. Todos los años y en la medida en que el negocio produzca dividendos.

Para una familia de 5 adultos eso puede ser S/ 3,500 al año. Un capital para mejorar la vida de la gente, en sus manos, sin intermediarios. Podría ser más si el gobierno local no gasta el 60% asignado para obra pública. Esta idea merece un mayor debate de los detalles, pero puede ser el inicio de un capitalismo popular. En la práctica, haces accionistas a millones de personas.

Lo tercero son las acusaciones mutuas. Expuestas, unas juntas a otras deleitan a las tribunas de ambos lados, pero emparejan los agravios. Algunas ciertas, otros no tanto. El campeonato de quién es más autoritario, más rodeado de ladrones o más ociosos, termina dañando a ambos por igual.

En esto no logran diferenciarse. Recordemos que en esta contienda no gana el mejor. La mayoría no va a votar ni “por” Keiko Fujimori, ni “por” Pedro Castillo. Va a votar “contra” el que más teme.

Lo cuarto a destacar es el asistencialismo que corrió a chorros. Castillo todavía no entiende que el presupuesto nacional equivale, más o menos, al 20% del PBI. Eso es lo que el Estado tiene para gastar. El PBI es lo que producimos todos los peruanos.

Si dice que va a gastar el equivalente al 10% del PBI en educación y al 10% del PBI en salud, se le acabó todo el presupuesto público. No le queda ni para contratar un guachimán. Fujimori, por su parte, retomó los bonos y los programas asistenciales más populares de su padre y, con sorpresa, de Ollanta Humala.

¿Quién ganó? En el juego político parece que la vencedora de este partido fue Fujimori, pero el rival ofrece pelea, es hoy más popular que ella y tienen 5 semanas y varios debates más por delante. Esta carrera se gana en la meta de llegada. Antes, nada está dicho.

Newsletter Rosa María Palacios en LR

Suscríbete aquí al boletín RMP en La República y recibe cada semana en tu correo electrónico todas las ediciones de Sin Guion y “Contracandela”, la columna dominical de Rosa María Palacios.