Humberto Campodónico

Humberto Campodónico

Cristal de mira

Más columnas

Humberto Campodónico

Agendas múltiples, laicidad y cruces en el camino14 Abr 2021 | 5:15 h

Humberto Campodónico

El último país del Consenso de Washington07 Abr 2021 | 11:23 h

Humberto Campodónico

FMI: a la izquierda del MEF31 Mar 2021 | 5:52 h

Humberto Campodónico

Los costos de un paro que se pudo evitar24 Mar 2021 | 8:35 h

Cambio de paradigma y contrato social

“En los próximos 30 años, el equilibrio entre el mercado y el estado cambiará. Las economías con altos niveles de propiedad y control gubernamentales estarán en ascenso”.

Hace tiempo se dice que el siglo XXI va a ser el siglo de Asia, dejando de lado la hegemonía de 300 años –desde la revolución industrial del siglo XVIII– de las potencias occidentales, Europa y Estados Unidos. Sería el siglo de Chindia, China e India.

Lo impactante es el ascenso de China. En el 2019 el PBI mundial fue US$ 88 billones (trillones, en inglés), con EE. UU. en el primer lugar con US$ 21.4 billones (el 24%), seguido de China con US$ 14.3 billones (el 16%). Más atrás, y bastante más lejos, vienen Japón, Alemania y la India con 5.8%, 4.4% y 3.3% del total, respectivamente.

No solo eso. El emporio Bloomberg ha creado una contabilidad que proyecta las contribuciones del trabajo, el capital y la productividad al PBI del 2050 para 39 países desde EE. UU. hasta Ghana. Dicen que en el 2033 India pasará a Japón para ser la tercera economía del mundo. En el 2035, China pasará a EE. UU. En el 2050 Indonesia será la cuarta, superando a Alemania. Tres de las cuatro primeras economías serán asiáticas.

Los cambios son tectónicos: “Durante los últimos 40 años, desde las revoluciones de Reagan y Thatcher, el ideal del libre mercado ha sido el principio organizador de la economía global. En los próximos 30 años, el equilibrio entre el mercado y el Estado cambiará. Las economías con altos niveles de propiedad y control gubernamentales estarán en ascenso” (1). Y también avanza el populismo y los líderes autoritarios, como lo vimos el 6 de enero en Washington. Sigamos. La proporción de la producción mundial que proviene de economías que son “libres” o “mayormente libres” bajará del 57% en 2000 al 33% en 2050, según Bloomberg y Heritage Foundation. Y la participación de los clasificados como “en su mayoría no libres” –economías con un alto grado de propiedad y control estatal– aumentará del 12% al 43% (ver gráfico). El mundo no será lo que era.

Hay más. En los propios países occidentales se rompen las costuras del modelo económico: “Las economías de libre mercado han tenido dificultades para mantener los beneficios de la apertura y el dinamismo frente a la competencia de los rivales liderados por el Estado. Desde 2016, EE. UU. ha impuesto aranceles a cientos de miles de millones de dólares en importaciones chinas”. Chau libre comercio.

Lo que está planteado es un cambio de paradigma: el orden espontáneo de los mercados autorregulados y la vigencia de la libre competencia está siendo superado por políticas de economía mixta, donde hay un importante juego del Estado al lado del mercado. Y quienes lideran el juego son los países asiáticos que no han sido educados en las tiendas de Adam Smith y Milton Friedman.

Miradas las cosas desde el largo plazo, solo estamos regresando al orden mundial que existió hasta el siglo XVIII, cuando las potencias asiáticas tenían el 60% del PBI mundial, según Angus Maddison. El gran problema es que, sin embargo, puede presentarse la llamada Trampa de Tucídides, reseñada por Graham Allison: que la potencia hegemónica entre en guerra contra el aspirante. Eso ha sucedido en 12 de los últimos 16 conflictos hegemónicos. Ojalá eso no suceda.

Para terminar, dos cosas. El informe de Bloomberg es puramente economicista (solo habla del capital, el trabajo y la productividad). No habla del impacto en el medio ambiente y el cambio climático de ambos enfoques, el de libre mercado y el de economía mixta. Mal. Porque ese es el camino del nuevo paradigma. La segunda, un cambio de paradigma significa también un nuevo contrato social. Todo no puede seguir igual. Mantengamos nuestra independencia en esta pugna hegemónica ya en marcha. Es hora de enfrentar los necesarios cambios con los ojos bien abiertos.

Nota a los lectores: pertenezco al equipo de asesores económicos de Juntos por el Perú y soy profesor de Economía en San Marcos. Pueden encontrar todos mis artículos en www.cristaldemira.com .

1)https://www.bloomberg.com/graphics/2020-global-economic-forecast-2050/