Roberto Ochoa

Roberto Ochoa

La Tribu

Más columnas

Roberto Ochoa

Los incas del bicentenario11 Abr 2021 | 8:31 h

Roberto Ochoa

¡Viva Piérola!07 Abr 2021 | 4:42 h

Roberto Ochoa

El nuevo descubrimiento de Machupicchu04 Abr 2021 | 12:14 h

Roberto Ochoa

Vacuna para defender el patrimonio17 Feb 2021 | 4:51 h

Vacuna para defender el patrimonio

“Hace exactamente un año, en esta misma columna, denunciamos la presencia de mineros ilegales en el nevado...”.

En medio de toda esta miasma política y como una vacuna contra la pandemia de la corrupción en su versión “vacunagate”, es bueno saber que el Gobierno Regional de Lima declaró al apu nevado Pariacaca como Patrimonio Natural y Cultural de Lima.

Hace exactamente un año, en esta misma columna, denunciamos la presencia de mineros ilegales en las faldas del nevado, gracias a la información suministrada por don Alberto Macazana Paucar, presidente de la comunidad campesina Llacuas, en el distrito de San Lorenzo de Quinti, provincia limeña de Huarochirí.

Y es que los llacuas son desde siempre los guardianes del Pariacaca. Son los encargados del culto al apu nevado. En el Manuscrito Quechua de Huarochirí se revela su existencia y su quehacer. Hasta el inca cusqueño consultaba al llacua en sus visitas obligadas al Pariacaca.

Los llacuas son equivalentes al shamán, al sumo-sacerdote o altomisayoc de los pastores de puna. Los dieron por muertos. Creyeron que los llacuas se habían extinguido, pero lo cierto es que supieron sobrevivir casi quinientos años en las zonas altoandinas de Lima dedicados al pastoreo y a resguardar el culto al apu nevado.

De ahí la importancia al saber que son precisamente los llacuas quienes durante un año realizaron las gestiones hasta lograr la aprobación del Consejo Regional de Lima, presidido por don Juan Rosalino Reyes Ysla. Es bueno recordar, además, que una de las últimas razones para enorgullercernos como peruanos fue la ceremonia de inauguración de los Juegos Panamericanos, donde el nevado Pariacaca fue el personaje principal de la ceremonia. Su organizador, Carlos Neuhaus, se vate ahora como secretario técnico del Comando Vacuna. Mientras millones de peruanos descubrieron el peso histórico del nevado limeño, otros peruanos de mal vivir invadían las faldas de la montaña para instalar campamentos mineros ilegales. Están advertidos. Falta saber si el Ministerio de Cultura insistirá en la declaratoria.