Humberto Campodónico

Humberto Campodónico

Cristal de mira

Más columnas

Humberto Campodónico

Agendas múltiples, laicidad y cruces en el camino14 Abr 2021 | 5:15 h

Humberto Campodónico

El último país del Consenso de Washington07 Abr 2021 | 11:23 h

Humberto Campodónico

FMI: a la izquierda del MEF31 Mar 2021 | 5:52 h

Humberto Campodónico

Los costos de un paro que se pudo evitar24 Mar 2021 | 8:35 h

Vacunas, pandemia y ¿crisis fiscal?

“A la política económica le compete -es la regla mundial- proveer a las empresas y a las personas los ingresos para atravesar la pandemia...”.

Las 300,000 vacunas son una buena noticia, claro. Pero la cantidad es aún pequeña y si bien se anuncia varios millones más en los próximos meses, no es un factor que alivie, ya, la enorme crisis de salud.

El primer factor es la falta de oxígeno porque alivia y puede curar a los infectados para que no se necesiten camas UCI. Recordemos que ya no hay camas disponibles.

Cuando “acabó” la primera ola, el gobierno bajó la guardia. Lo peor “ya fue”. Así, a pesar de los esfuerzos de la industria y las universidades nacionales, la capacidad de producción bordea las 350 toneladas diarias (tpd), pero la demanda es 420 tpd. El faltante es enorme. ¿Por qué el descuido? ¿Porque “ya había inmunidad de rebaño”? ¿Por el abandono del Estado por el neoliberalismo, por pérdida de capacidad de gestión? O todas las anteriores.

Ahora, el gobierno debe evaluar si prolonga la “alerta extrema” de varias regiones, tomando en cuenta los indicadores epidemiológicos, de infraestructura de salud y de economía (PBI, empleos). He aquí el problema. Hay 3 millones de empleos perdidos y han caído los ingresos monetarios, lo que ha bajado el PBI. La urgencia por reactivar es grande, claro.

Pero una sociedad civilizada no puede tolerar que sus ciudadanos mueran en las calles por falta de oxígeno o de camas UCI. Su prioridad es disminuir la movilidad de las personas para reducir las infecciones. Es un tema ético y de moral, no económico.

A la política económica le compete -es la regla mundial- proveer a las empresas y a las personas los ingresos para atravesar la pandemia. Para las primeras hubo Reactiva 1 y 2. Bien. Quizá convenga Reactiva 3. Para las personas hubo solo 2 bonos universales que aún no acaban de repartirse, a diferencia de los seis o más bonos de países vecinos que, con ello, aumentaron la demanda y cayó menos el PBI. Hacen falta, por lo menos, dos bonos universales para compensar a las personas y estimular la economía.

Pero el Ejecutivo dicen que no hay dinero. El ministro Cuenca ha dicho que no hay plata para bonos y la ministra Mazzetti que no hay para los trabajadores de salud.

La primera ministra ha dicho que solo hay un millón de dólares en el Fondo de Estabilización Fiscal (FEF). Más: no había 380,000 dólares para el “avión vacuna” y se tuvo que recurrir al sector privado. ¿Lo creen?

El argumento: “Ya nos gastamos todos los ahorros fiscales del superciclo de las materias primas”. No es cierto: en noviembre, el presidente del BCR, Julio Velarde, dijo: “El sector público cuenta con S/ 81,000 millones de ahorros fiscales (ahí está el dinero del FEF y de los otros “chanchitos”) y además tiene acceso a los mercados locales e internacionales para obtener financiamiento” (1). Lo mismo dice el Reporte de Inflación del BCR de diciembre: hay ahorros fiscales por el 12% del PBI, US$ 24,000 millones.

Dos cosas. Una, el MEF está preocupado por reducir, ahora, el déficit fiscal y no quiere más gasto: “no hipotecar el futuro”. Pensaron, desde diciembre, que se venia la reactivación en V, se abrió toda la economía y el PBI crecía 10% el 2021: eso ya no es posible desde la cuarentena “light”. Pero el MEF no cambia de chip y, en vez de aplicar una política fiscal expansiva -usar los ahorros fiscales para mitigar la recesión- lo que hace es contraer el gasto.

La segunda: el país tiene la capacidad de financiar ese déficit, con sus ahorros fiscales y su capacidad de endeudamiento, la más baja de América Latina. Nadie quiere más déficit fiscal y más deuda “por las puras”. Se trata de una guerra contra la pandemia. Y la guerra se gana con las armas que uno tiene. Después, con los peruanos vacunados, la reactivación viene con todo. La decisión de este fin de semana nos dirá bastante sobre el camino escogido por el gobierno.

1) “BCR se alista a atenuar impacto de retiro de AFP”, gestión, 20/11/2020