Columnista invitado

Columnista invitado

La República

Más del columnista

Columnista invitado

De vacunas. De responsabilidades28 Feb 2021 | 16:37 h

Columnista invitado

Minari28 Feb 2021 | 16:32 h

Columnista invitado

Un shock de inversión para el Perú, por Hernando de Soto26 Feb 2021 | 6:23 h

Columnista invitado

En memoria del ministro SDR Tito Arribasplata22 Feb 2021 | 12:09 h

Recuperar valores es el camino

“Para construir el país que queremos, debemos ser capaces de trabajar en conjunto, mirando en el otro las muchas razones que nos acercan, para sobre ello avanzar”.

Por: Alberto Beingolea(*)

Vamos a cambiar el Perú. Para ello, proponemos desarrollar una enorme tarea, la recuperación de valores. Nuestro país enfrenta muy severas crisis, sanitaria, económica, laboral, educativa, política, de institucionalidad, de seguridad ciudadana y podría seguir enumerando. Sostengo que todas estas crisis, en el fondo, tienen un factor común y es que nacen o al menos se agravan, porque hace mucho atravesamos una severa crisis de valores.

Recuperar valores debe ser la tarea trascendente de los próximos años. Es clave inculcar en nuestra niñez y juventud la honestidad, la solidaridad, la integridad, el amor al trabajo y al estudio, la sinceridad, el respeto a la naturaleza y otras buenas cualidades. Recientemente, encuestas realizadas por encargo del Proyecto Especial Bicentenario de la Presidencia del Consejo de Ministros arrojaron cifras alarmantes, que verifican la pérdida de valores de nuestra sociedad, a criterio de los propios ciudadanos.

Que la sociedad reasuma virtudes perdidas debe ser un eje transversal en todas nuestras decisiones y acciones, comenzando por las del Gobierno. Los valores deben ser el sustento de la sostenibilidad de las grandes reformas que el país espera hace años y que debemos comenzar este 28 de julio. En ello va el empeño de la candidatura del PPC.

Tomamos como modelo algo vivido recientemente en el país, bajo el comando de dos militantes del PPC, me refiero a los Juegos Panamericanos. Pocos creían en ellos, no había ni presupuesto ni tiempo suficiente y el fracaso parecía inminente, hasta que hombres de fe y talento se pusieron al frente, generando una enorme fuerza en los realizadores, a partir precisamente de una actuación en valores. Vimos a cientos de voluntarios actuar con entusiasmo, todos pusimos el hombro y, al final, el mundo reconoció que los Juegos de Lima fueron los mejores de la historia. ¿Por qué no repetirlo ahora para emprender la maravillosa aventura de cambiar el país? Claro que se puede.

Ese debe ser el objetivo. El impulso lo encontraremos en nuestra capacidad para creerlo. La metodología en la unidad nacional, juntarnos para lograrlo, buscando nuestras coincidencias, en lugar de seguir hurgando en nuestras diferencias, lo que hemos convertido en una práctica común y solo nos ha generado destrucción. Para construir el país que queremos, debemos ser capaces de trabajar en conjunto, mirando en el otro las muchas razones que nos acercan, para sobre ello avanzar.

Con esa visión general, aterricemos. Establecida la meta trascendente del Gobierno que proponemos, son tres los puntos fundamentales en los que vamos a actuar: chamba, seguridad y educación.

La urgencia de atender la salud es una obviedad. Los peruanos hemos sufrido los índices de mortandad más altos del mundo, por eso es imperativo tomar buenas decisiones. A partir del 28 de julio, en que ya debe haberse iniciado el proceso de vacunación, la tarea será culminarlo pronto, corrigiendo lo que haga falta y trabajando siempre de la mano con el sector privado e instituciones como la Iglesia, que en un inicio fueron dejadas de lado.

Parte de esta tarea y al mismo tiempo de la de emprender la reforma del sistema de salud, que lleva treinta años de demora, nos llevará a apuntar, inicialmente, a la primera línea de atención, que es la que educa, previene, cura temprano y, por tanto, evita que el sistema colapse, sobresaturando nuestra pobre capacidad hospitalaria. Buenos y más médicos en las postas evitan más pacientes graves en las unidades de cuidados intensivos.

Ahora correspondería detallar nuestra propuesta para los puntos programáticos que hemos priorizado, pero nos sorprende el final del espacio, así que esperamos, con la gentileza de La República, poder hacerlo en una próxima edición. En este primer contacto, quería compartir nuestra visión principista, llena de esperanza en un futuro mejor, si logramos recuperar los valores que hemos ido perdiendo en los últimos años.

Vamos a cambiar el Perú. Hagámoslo juntos.

(*) Candidato presidencial del PPC.