Hernán Chaparro

Hernán Chaparro

La otra orilla
Profesor e investigador de la Universidad de Lima.

Más del columnista

Hernán Chaparro

Líderes, medios y gruposMartes 12 Ene 2021 | 8:58 h

Hernán Chaparro

¿Que ocho meses no es nada?Martes 05 Ene 2021 | 9:10 h

Hernán Chaparro

Esperando para un balanceMartes 29 Dic 2020 | 10:09 h

Hernán Chaparro

La confianza magulladaMartes 22 Dic 2020 | 10:37 h

“… pero te estamos vigilando”

“Visto de otra manera, se puede pensar que las movilizaciones anteriores han sido un proceso de aprendizaje y que esta última marca un hito importante en la construcción de identidad de una generación”.

El equipo de Sagasti tiene dos frentes donde se juega buena parte de su estabilidad. Por un lado, debe responder a la demanda viva de quienes se movilizaron en las calles, principalmente jóvenes; y por otro, estar atento a lo que sigan articulando quienes han dado muestras de seguir sin entender nada o muy poco (los congresistas vacadores y sus asesores).

“…pero te estamos vigilando”, así termina la letra del rapero Litzen, que viene participando en uno de los eventos de este género. Su letra, agresiva y directa, como suelen ser estos temas, alude a Merino, a los congresistas vacadores e incluye a Sagasti. La actitud de muchos está ahí expresada: se tiene distancia y sospecha de todo aquel que esté en el poder. Ver para creer es la expresión de la desconfianza de una generación que pinta de gris la relación con los políticos y los partidos. Ya se ha dicho que este activismo, en otras circunstancias, ha sido circunstancial y que luego de conseguidos sus objetivos se ha desmovilizado. Sin embargo, visto de otra manera, también se puede pensar que las movilizaciones anteriores han sido un proceso de aprendizaje y que esta última marca un hito importante en la construcción de identidad de una generación. ¿Cómo evolucionará? No lo sabemos, pero hoy la actividad continúa. No debe sorprender que la movilización en las calles haya disminuido, pero la actitud sigue siendo la expresada por el rapero. ¿Demandas? La investigación de los responsables de la violencia y abusos de la policía, que para algunos debería llegar a proponer las bases de una reforma en esta institución. Los memoriales de Inti Solano y Bryan Pintado, las paredes en la calle Quilca, así como las acciones para dar soporte a los heridos en las marchas son otra muestra de donde está la energía y la identificación grupal. Lo otro es la demanda por un cambio de Constitución. Más allá de los argumentos a favor o en contra de los especialistas, no sabemos a profundidad qué significa esto para la ciudadanía y en particular para este grupo etario. Una demanda de cambio, pero no está claro de qué. Una encuesta de Datum indicaba que este pedido se asociaba a una mayor severidad en los castigos a la corrupción y delincuencia. Ya se abrió el debate y lo mejor será sostenerlo de manera abierta y razonada. Sin los miedos de un sector que dice que de nada sirve cambiar la Constitución pero que a la vez afirma que gracias a lo consignado en el acápite de economía, Perú creció económicamente durante varios años. ¿Qué rol cumple la Constitución en un proceso de cambio? La campaña electoral será el foro donde esto será un tema permanente. Por otro lado, la intervención de Merino este fin de semana, el discurso de Valdez el día que renunció Merino, los tuits de Luna al enterarse de la decisión del Tribunal Constitucional, el intento de crear nuevas universidades al día siguiente de vacado Vizcarra o el proyecto de ley del congresista Chehade para flexibilizar la certificación ambiental a pocos días de la vacancia son diversos indicadores de que en el Congreso procesan poco o nada de lo que ocurre. Es de esperar que, con mayor seguridad hacia enero, vuelvan a las andanzas. Por ahí nos sorprenden antes, pero la sanción ciudadana está muy fresca, y algún nivel de atención deben generar las elecciones internas, aunque estos congresistas ya no postulen. A mediados de diciembre se tendrá mayor claridad sobre las candidaturas y en enero ya estaremos en campaña, ¿los congresistas seguirán tirando hacia abajo ya no solo al país sino a sus agrupaciones? En cuatro semanas termina la actual legislatura, y antes se debe presentar el gabinete para recibir el voto de confianza. Las intervenciones de los legisladores serán un indicador de cómo anda ese lado de la sordera política.